martes, 3 de mayo de 2016

Cazuela de rape gratinada

Me encontré con esta receta un buen día que buscaba otra, algo que me sucede a veces, y descubrí un tesoro culinario. La curiosidad me llevó a cocinarla y comprobar que es un lujo para la mesa. No deja de ser un plato marinero, aunque no lo parezca por la sustitución del fumet por nata que imprime al pescado un sabor suave y cremoso. Utilizo lomos de rape que al no tener espinas, problema para algunos tiquismiquis que tengo en casa, es ideal para esta cazuela, pues se come fácilmente. Es una preparación rápida, sin dificultad, que cuando sale del horno invita a comerla. En casa no se lo piensan; y vosotros ¿gustáis?



Ingredientes:

-1/2 kg de rape limpio
-1/4 kg de almejas
-1/4 kg de gambas
-3 dientes de ajo
-1 chorreón  de coñac
-250 ml de nata para cocinar
-Aceite, sal y pimienta
-Perejil



Preparación:

Pelamos y picamos los ajos muy menudos y los rehogamos en un fondo de aceite. Añadimos el pescado que ya compré limpio y sin la espina central, troceado. Seguimos friendo hasta que se haga un poco. Le ponemos sal y pimienta. Añadimos ahora las gambas peladas y las almejas que habremos tenido un buen rato en agua con sal para que eliminen la arena. Rociamos con un chorreón de coñac y podemos flambear o dejar que evapore el alcohol unos minutos. Cubrimos con la nata, cocinamos unos diez minutos, espolvoreamos un par de ramitas de perejil picado y metemos al horno para gratinar hasta que tome un poquito de color. Sacamos y degustamos enseguida.


viernes, 29 de abril de 2016

Champiñones rellenos de queso

Ponerme a rellenar verduras es también realizar un ejercicio de creatividad importante. He de combinar, y hacerlo bien, los ingredientes que gustan en casa; afortunadamente son bastantes y variados, pero nunca me equivoco al incorporar queso. En cuanto huelen el característico gratinado, empiezan a seguir el rastro, cual ratoncillos nerviosos, hasta dar con él. Así que lo tuve claro cuando vi estos hermosos champiñones en el super. El relleno, similar al de unas croquetas, los haría apetecibles al primer efluvio para después disfrutar de un bocado que sabe a poco, pues tienen un tamaño que hacen de una ración, un rico aperitivo. A veces el éxito de una receta está en el buen gusto de las pequeñas cosas. Hoy me atrevo a vaticinar algo, si los dejáis en una bandeja sobre la mesa, seguro que desaparecen. Cuidado con los fantasmas, están por todas partes!
Feliz puente.



Ingredientes:

-6 u 8 champiñones hermosos
-1 cebolleta
-1c/s de harina
-200 ml de leche
-100 g de mezcla de 4 quesos
-Queso para espolvorear
-Aceite y sal









Preparación:

Quitamos el tronco a los champis, la piel fina exterior, tirando con el cuchillo sale muy fácil, y un poco de la carne interior con una cucharita, para hacer hueco. Les ponemos un hilito de aceite por encima e introducimos en el horno unos 15 minutos a 190 grados. Mientras, limpiamos y troceamos menudos los tronquitos. Pelamos y lavamos también la cebolleta y la picamos. En un fondo de aceite pochamos los dos. Cuando estén tiernos añadimos la harina, rehogamos y vertemos la leche poco a poco al tiempo que removemos para hacer la masa. Incorporamos el queso, integrándolo hasta que se derrita y la masa sea homogénea. Probamos de sal. Retiramos del fuego.
Sacamos los champis del horno. Los rellenamos con la bechamel, espolvoreamos queso por encima y volvemos a meter en el horno otros 10 minutos. Y ya está!

martes, 26 de abril de 2016

Canelones de espinacas

Estos canelones es una de esas recetas que no hay que dejar de probar, aún cuando ya aviso que su ratito de entretenimiento tienen, pero merece la pena dedicárselo y no solo por lo ricos que están, también porque se puede congelar una parte que nos permitirá tomarlos posteriormente como recién hechos tan solo pasándolos por el horno. Yo los hice aprovechando que mi hija la vegetariana ha pasado unos días en casa y le encantan, pero han gustado mucho a todos los que los han probado. Así que los recomiendo para esos días que nos levantamos con ganas de cocinar, y si nos ponemos de fondo la música que más nos gusta, daremos por bien empleado el tiempo dedicado.



Ingredientes:

-40 placas de canelones
-1,5 kg de espinacas
-1 cebolla grande
-80 g de pasas
-50 g de piñones
-300 g de ricota ( yo le puse queso fresco de oveja)
-100 de parmesano rallado
-1/2 l de leche
-40 g de mantequilla
-40 g de harina
-Aceite, sal y pimienta



Preparación:

Cocemos las espinacas después de limpias y troceadas unos diez o quince minutos en agua con sal. Escurrir bien el agua, si es necesario apretándolas entre las manos. Trocear la cebolla muy menuda. Rehogar en un fondo de aceite. Añadir las espinacas. Cuando les hayamos dado unas vueltas con la cebolla añadimos las pasas, los piñones y el queso desmigado. Probamos de sal. Mezclamos todos los ingredientes, retiramos del fuego y reservamos. Preparamos las placas de canelones siguiendo las instrucciones de la caja. En una fuente de horno ponemos un poco de mantequilla pintando el fondo. Rellenamos las placas con una o dos cucharadas de la mezcla de espinacas y damos forma de canelón. Los vamos poniendo sobre la fuente engrasada unos al lado de otros hasta llenarla. Yo necesité dos fuentes. Hacemos la bechamel poniendo la mantequilla en un cazo hasta que se derrita, momento en el que echamos la harina que rehogaremos. Incorporamos la leche poco a poco al tiempo que vamos removiendo con una varilla. La cantidad de leche que he puesto en los ingredientes es orientativa, dependerá de si nos gusta más o menos espesa. Le ponemos un poco de sal y pimienta. Retiramos del fuego y la vertemos sobre los canelones repartiéndola bien por encima para que cubra todos los huecos. Espolvoreamos con el parmesano y horneamos unos quince minutos


viernes, 22 de abril de 2016

Triflé

El triflé  es un postre típico de la cocina inglesa realizado a partir de una crema sobre un bizcocho seco y frutas. Yo lo preparé hace unos días con motivo del cumpleaños de mis hijos. La  receta original es de Jamie Oliver, con unos arreglos propios, como si de corregir un libreto se  tratara, que una es muy suya. Me gustó por lo sencillo de la elaboración para el buen resultado que ofrece. Ya sabéis que en cuestiones reposteras tiro por la calle de en medio. El caso es que no sobró nada, pese al interés general, que algo intuía que no iba a haber otro; ya conocen mi lema de "lo bueno si breve, dos veces bueno". Por no hablar de lo poco que nos queda para que la ropa, o la falta de ella, disimule los estragos del invierno. Así pues, relamiéndose quedaron, pero no hay mejor final que recrearse en ese buen sabor de boca. O eso pienso yo.



Ingredientes:

-2 naranjas
-75 ml de limoncello
-100 g de bizcochos secos
-250 g de mascarpone
-2 cucharadas colmadas de azúcar glas
-100 ml de leche omega 3
-1 limón
-1 cucharadita de extracto de vainilla
-Unas guindas
-Chocolate negro para rallar



Preparación:

Exprimimos el zumo de las naranjas y lo mezclamos con el limoncello en una fuente. Cubrimos el fondo de ésta con los bizcochos, dándoles la vuelta cuando se empapen por un lado.
En un bol mezclamos el mascarpone, el azúcar glas, la leche, la ralladura del limón, el zumo de 1/2 limón, y el extracto de vainilla. Batimos con una varilla eléctrica hasta que la crema monte.
Si los bizcochos que hemos dejado en la fuente no han absorvido todo el líquido que le hemos puesto, con cuidado lo eliminamos. Los cubrimos con la mezcla de mascarpone, colocamos las guindas y el chocolate rallado por encima. Dejamos reposar en el frigo. A la hora de servir lo podemos espolvorear de azúcar glas, aunque yo no lo hice porque ya me parecía muy dulce.




martes, 19 de abril de 2016

Patatas a la importancia

Como acompañamiento para todo tipo de platos, o en su defecto solas, que también están muy buenas, os traigo estas patatas a la importancia que he creído oportuno incorporar al blog por si os sucede como a mi, que siendo una receta tan conocida y tradicional, hacía años que no preparaba por no reparar en ella. Será por eso por lo que las he comido con tantas ganas como plato único. Aún me produce asombro que recetas tan sencillas puedan estar tan ricas. Yo creo que la cocina es un arte por eso. No quiero decir con esto que no valore el talento de personas que como verdaderos alquimistas han sabido mezclar, medir y combinar ingredientes en su justa proporción para conseguir recetas magistrales; pero en la misma medida aprecio el de tantas otras que con pocos recursos y mucha sabiduría han obtenido resultados igualmente importantes. Sirvan como ejemplo estas patatas, tan tiernas y suaves que se deshacen en la boca. ¿A que ya os están apeteciendo? Pues no os privéis, id corriendo a hacerlas.



Ingredientes:

-3 ó 4 patatas medianas
-2 huevos
-Harina
-1 cebolla
-2 ó 3 dientes de ajo
-1 puñado de perejil
-1 c/s de harina
-1 vaso de vino blanco
-1 vaso de de caldo o agua
-Aceite y sal



Preparación:

Pelamos, lavamos y cortamos las patatas en rodajas gorditas, de 1/2 cm aproximadamente. Les ponemos sal, las pasamos por harina y por los huevos que habremos batido. A continuación las freímos en abundante aceite caliente. Sacamos sobre un papel absorvente y reservamos.
Troceamos la cebolla menuda y la freímos en un fondo de aceite. Picamos los ajos y el perejil y añadimos a la cebolla. Agregamos la harina, la rehogamos y vertemos el vino blanco. Cuando evapore un poco incorporamos el caldo, yo no tenía y le puse agua, quedaron buenas también. Ponemos un poquito de sal y añadimos las patatas, las dejamos unos treinta minutos a fuego bajo, las pinchamos y si están tiernas, ya hemos terminado. Las servimos recién hechas o embeberán todo el caldo.


viernes, 15 de abril de 2016

Cordero al ajillo

Una carne al ajillo es siempre una salida fácil y rápida para una comida. Sé que a mucha gente no le va el cordero, pero en esta receta queda especialmente bueno con una salsa para rebañar que puede llegar a convertirse en peligrosa, o no, (como diría Rajoy) según nos guste en mayor o menor medida el mojete, pero haberlo, haylo, avisados estáis. Como toda preparación tradicional, cada cual la hace de una manera y ésta es la mía, con retazos y sugerencias de aquí y de allá. Que una tiene sus recursos para adecuar la cocina a los gustos familiares. Es una deformación matriarcal desde siempre, dar a los nuestros lo que les gusta.
Y esto es todo por hoy queridos blogueros. Si os quedáis en casa durante el finde y os apetece cocinar cordero, mi recomendación es que lo hagáis al ajillo. Aquí os lo dejo.



Ingredientes:

-1 pierna de cordero (1.300 kg aprox.)
-6 dientes de ajo
-1 puñado de almendras peladas crudas
-2 vasos de vino blanco
-1/2 cucharadita de cominos
-2 c/s de vinagre
-2 hojas de laurel
-3 rebanadas de pan
-Aceite, sal y agua



Preparación:

Freír los ajos enteros pelados, las almendras y el pan. Sacar a un vaso para triturar, añadir el comino, el vinagre y un vaso de vino. Triturar. Freír la carne salpimentada, que estará cortada en filetes de un dedo de grosor en el aceite de los ajos, habrá que añadir un poco más. Agregar las hojas de laurel. Cuando esté dorada a fuego fuerte, incorporamos el otro vaso de vino. Dejar evaporar. Añadir el majado y un poco de agua, hasta cubrir. Tapar parcialmente la cazuela, poner a fuego medio-bajo hasta que la carne esté hecha, dependerá del grosor, unos cuarenta minutos.


martes, 12 de abril de 2016

Merluza a la pescadora

Una de las formas que más me gusta cocinar el pescado es en asados. Es cómodo, limpio y rápido. Algunos ya sabéis que cuanto más sencilla sea su elaboración, más se acerca a mis preferencias, que a veces son muy delicadas, lo reconozco. Pero es que no hay nada mejor que esa carne blanca y jugosa que se abre en lascas al primer contacto con los cubiertos. Si hoy recomiendo la merluza en esta receta, es porque queda exactamente así, aunque igualmente la podéis hacer con otro pescado que os sea más asequible, como lubina, rape, dorada,...Yo, como vivo en zona costera quizás lo tenga más fácil a la hora de encontrar buen género, por eso recomiendo adaptarlo a las circunstancias. En cualquier caso me encanta, y como supondréis, una de las mejores razones de disponer de un blog es tener un espacio donde contarlo. Espero que os guste, pues con esa intención lo comparto.



Ingredientes:

-1 merluza (1.200 kg aprox.)
-2 patatas medianas
-1 pimiento verde
-2 tomates de pera
-1 puñado de aceitunas negras
-1/2 cabeza de ajos
-Aceite, sal y pimienta









Preparación:

La merluza suele prepararla el pescadero, en este caso hay que abrirla en forma de libro y quitarle la espina. La enjuagamos en casa, secamos, le ponemos sal y pimienta y reservamos en la nevera.
Pelamos las patatas y las troceamos en rodajas gorditas, como de 1/2 cm. Las ponemos cubriendo el fondo de una fuente de horno, sobre ellas ponemos el pimiento verde cortado en aros, también el tomate pelado, sin semillas y troceado. Añadimos las aceitunas y los dientes de ajo sin pelar. Les ponemos sal y pimienta y regamos con un buen chorro de aceite de oliva. Metemos al horno precalentado a 190 grados por espacio de unos veinte minutos. Pasado ese tiempo sacamos la fuente, ponemos la merluza con la piel hacia arriba encima de las patatas y verduras, le ponemos un hilito de aceite por encima y volvemos a meter en el horno otros veinte minutos aproximadamente. Aquí hay que estar pendiente del asado, ya que va a depender del horno y el grueso de la carne del pescado. Cuando veamos que la carne de la merluza está blanca, la sacamos y servimos inmediatamente.