viernes, 16 de febrero de 2018

Naranjas al Pedro Ximénez

Es tiempo de naranjas. Dulces, carnosas, vistosas y con zumo. No necesitan nada para regalarnos su sabor, pero con poco que las acompañemos lo agradecen. He aquí un vino dulce que las baña y las convierte en un delicioso postre. En nada de tiempo y con escasos ingredientes, para que cualquier día de la semana se vista de fiesta. No es necesario pasarse con recetas muy elaboradas para terminar una buena comida, no todos los días podemos dedicar horas al menú familiar, pero eso no debe significar perder en calidad, amén de que la fruta es muy sana y hay que consumirla a diario. Vuelvo a destacar hoy la cantidad de productos excelentes que cultivamos en este país, cada comunidad tiene los suyos, y hay que aprovecharse de esa circunstancia, pues somos afortunados de tener este género de primera que nos proporciona una dieta rica y variada. Y como a la vista está que no es nada complicado llevarla a cabo, ya estamos tardando en ponernos manos a la obra. Si os apetecen unas naranjas con vino templado, aquí está la receta.



Ingredientes:

-2 naranjas
-1 vaso de Pedro Ximénez
-2 clavos de especia
-2 c/s de almendras fileteadas



Preparación:

Pelamos una naranja con un cuchillo bien afilado, evitando la parte blanca de la piel. Cortamos la piel anaranjada en tiras y las hervimos en agua unos diez minutos. Escurrimos el agua y las volvemos a colocar en el cazo con el vino dulce y los clavos. Cocemos otros diez minutos a fuego bajo. Apartamos y reservamos. Pelamos la otra naranja y eliminamos la piel blanca de las dos. Las cortamos en rodajas finas y las colocamos en un cuenco o plato hondo y las bañamos con el vino caliente y las tiritas de naranja. Espolvoreamos con las almendras fileteadas y dejamos entibiar unos minutos. Servimos a temperatura ambiente. 


Compartir:

martes, 13 de febrero de 2018

Conejo guisado

Tengo una duda, no sé si el conejo es lo suficientemente romántico para San Valentín (aquí apuntes jocosos prescindibles), me refiero a su papel en plan comida especial del día. Casi todo lo que veo por la red son dulces y me pregunto si es que no vamos a comer nada antes del postre, sobre todo aquellos a los que les va más lo salado. Por otra parte, pienso que el mejor regalo (gastronómico) es el que más le guste a tu pareja, por eso a la carne de hoy la he adornado con algo rojo, una flor y una copa de cava para brindar por las cosas buenas. Yo que reniego tanto del día de los enamorados, claudico a la primera de cambio a la hora de celebrarlo. ¿Y por qué no? Todo lo que sea festejar amores, bienvenidos sean. Y si es la excusa para pasar un momento relajado y agradable, tanto mejor, que nada une más que la comida desde el principio de los tiempos. Por lo tanto, os deseo un feliz San Valentín y que el amor y la amistad os sorprendan de la mejor manera.



Ingredientes:

-1 conejo
-1 cabeza de ajos
-1 palo de canela
-1 puñado de almendras
-1/2 piparra
-1 copa de coñac
-1 pastilla de caldo de carne
-Agua
-Aceite y sal



Preparación:

Yo compré el conejo ya troceado, el carnicero lo suele hacer fácilmente si se lo pedís. Se sazona y se pone a freír en una sartén con un fondo de aceite. Cuando esté dorado se añaden los dientes de ajos limpios sin pelar, el palo de canela, las almendras enteras y la piparra, yo se la puse entera, pero la podéis trocear, se trata de que transmita un punto picante. A continuación se vierte la copa de coñac y se deja evaporar. Se añade entonces la pastilla de caldo con el agua que cubrirá la carne. Se cuece a fuego medio hasta que el conejo esté tierno, una media hora. Yo lo acompañé con una tortilla de cebolletas y una ensalada, pero ya sabéis, lo que más os guste.


Compartir:

viernes, 9 de febrero de 2018

Fricandó de rape

La receta se la copié a los hermanos Torres, para después hacerle unos arreglitos propios, lo que llamamos sello personal, que es la cocina adaptada a nuestro hogar. Antes de probarla sabía que me iba a gustar, me funciona la clarividencia en este aspecto, facultad que compartimos los que cocinamos a diario, por eso siempre vamos apuntando lo que nos interesa, para desarrollarlo a posteriori en casa, con mimo y cariño. Al rape le tengo una afición especial, ya que las veces que lo preparo nos encanta. Es un pescado sabroso y agradecido del que se aprovecha todo, pues cabeza y espinas hacen un caldo buenísimo; así que en cuanto veo una receta nueva procuro llevarla a mi terreno, en la seguridad de que va a tener éxito. Lo podéis acompañar con un arroz blanco con verduritas, que mezclado con la salsa del plato es una delicia. Una comida de lujo que os podéis permitir cómodamente cuando encontréis rape a buen precio como me ocurrió a mi. La libreta de "pendientes" juega un buen papel aquí y de paso la rebajamos un poco. La considero una rica propuesta para el finde y por eso os la dejo con mis mejores deseos.



Ingredientes:

-1 cola de rape de 600 g
-3 dientes de ajo
-1 puñado de almendras
-1 rebanada de pan
-2 ramas de perejil
-1 cebolla
-400 g de tomate triturado
-1 chorrete de coñac
-1 vaso de caldo
-Aceite, sal y pimienta



Preparación:

Pedimos al pescadero que nos limpie y corte el rape. La cola la debe trocear en medallones de dos dedos de grosor. Los salpimentamos y enharinamos para dorarlos en un poco de aceite, solo vuelta y vuelta. Reservamos. En el mismo aceite, si lo veis sucio lo coláis y utilizáis solo la parte de limpia de arriba, doramos los ingredientes de la majada: pan, ajo, perejil y almendras. Ponemos en el mortero o trituramos. Picamos la cebolla menuda, pochamos. Añadimos el tomate triturado y seguimos rehogando. Añadimos el coñac y dejamos evaporar el alcohol. Incorporamos el caldo, si es preparado con la cabeza del rape mejor, yo puse de verduras que era el que tenía en ese momento, pues dejé la cabeza para una sopa al día siguiente. Añadir el majado y el rape reservado, probar de sal.  Cocinar diez minutos más dando la vuelta al pescado a mitad del tiempo. Y ya está!


Compartir:

martes, 6 de febrero de 2018

Ensalada tibia de judías verdes

Imagino que más de uno habrá cenado alguna vez el socorrido hervido de judías verdes con patatas y huevo duro, todo machacado y regado con vinagreta. Si no es así, enhorabuena, porque aunque con el tiempo me acostumbré y ahora me gusta, en el pasado lo odiaba más que a un dolor de muelas. Por esta razón, entre otras, lo he tuneado a mi antojo, que parece lo mismo, pero no es igual. Para empezar he añadido ingredientes al asunto, y para continuar, he cuidado la presentación. Así, con un lavado de imagen gana mucho y cuando lo vemos nos vamos haciendo a la idea de lo rico que está. Porque no tiene desperdicio, desde el primer al último ingrediente están buenísimos y cumplen su función con respecto a los demás. ¿Qué queréis mezclarlos? Perfecto. ¿Qué no? También. En la mesa, salvo las de educación, no hay normas escritas, el gusto manda. Quiero subrayar también la facilidad de elaboración, a tener en cuenta por los recién independizados, con la que comerán bien, o sea, sano. Con la de motivos útiles que nos ofrece esta comida, yo me iría comprando ya las vainas y demás avíos. Aquí juega un papel importante la imaginación, usadla, porque, como para todo en la vida, os va a ser de gran ayuda.



Ingredientes:

-400 g de judías verdes
-1 patata
-1 cebolla
-100 g de jamón de pavo
-2 huevos
-1 ó 2 rebanadas de pan
-Aceite, vinagre y sal



Preparación:

Quitamos las puntas a las judías, como eran pequeñas no hubo que quitarles los hilitos laterales, después se trocean y se van poniendo en un cuenco con agua para que se vayan lavando. Se pela y trocea la patata en dos. Se pela y trocea en juliana la cebolla. Se colocan estos tres ingredientes en una olla con agua, se lleva a ebullición y se pone a fuego bajo hasta que las verduras estén tiernas, una media hora. Se ponen a cocer los huevos diez minutos. Se trocea en dados pequeños el pan, se coloca sobre un papel vegetal en una bandeja de horno y a 180 grados se tuesta, más o menos en diez minutos estará hecho. Se corta en cuadraditos pequeños el jamón de pavo. Cuando la verdura esté cocida, se escurre del agua, se coloca en un bol, se corta la patata en pedacitos y junto a las judías y cebolla se les pone sal, aceite y vinagre al gusto. Se acomodan mezclados en una fuente bonita y se cubre con el jamón, el huevo troceado y los picatostes. Y ya está lista para comer nuestra ensalada.




Compartir:

viernes, 2 de febrero de 2018

Lentejas con codorniz

De unas lentejas poco más se puede añadir, una legumbre tan querida por unos, como odiada por otros, pero que encuentra su sitio en toda mesa. Cuenta Jorge Bucay en uno de sus libros (Déjame que te cuente) que "un día estaba Diógenes comiendo un plato de lentejas sentado en el umbral de una casa cualquiera. Pasó el ministro del emperador y le dijo:- Ay, Diógenes! Si aprendieras a ser más sumiso y adular un poco más al emperador, no tendrías que comer tantas lentejas. Diógenes dejó de comer, levantó la vista y mirando al acaudalado interlocutor, contestó:- Ay de ti, hermano. Si aprendieras a comer un poco de lentejas, no tendrías que ser sumiso y adular tanto al emperador" Dicho de otra manera, cada cual hace su propia lectura de lo que es bueno o malo. Hay una serie de guisos, entre ellos las lentejas, que han sido los mal llamados "de pobres" por ser los que únicamente se podían permitir las personas humildes. Pero el paso del tiempo y su permanencia en todo tipo de recetas ha demostrado que son primordiales en la dieta. Que nos gusten más o menos va a depender de su preparación y la costumbre de consumirlos. Si hoy presento estas lentejas con codorniz es por darle un aire nuevo al clásico plato, conservando su esencia. Sé que hay quién no las traga, pero hacedme caso y dadles una oportunidad.



Ingredientes:

-200 g de lentejas pardinas
-1 cabeza de ajos
-1 hoja de laurel
-1 zanahoria
-1 cebolla
-1 tomate
-1 c/s de pimentón
-2 codornices
-Aceite y sal
-Vinagre (opcional)



Preparación:

Lavamos las lentejas para eliminar restos de arenilla e impurezas, no es necesario remojarlas. Las ponemos en una olla junto a la cabeza de ajos bien pelada y entera, la hoja de laurel y la zanahoria pelada y partida en dos. Cubrimos con agua dos dedos por encima de ellas y ponemos a fuego fuerte hasta que hiervan, entonces bajamos al mínimo. Dejamos cocer 45 minutos.
 Limpiamos las codornices de plumitas que les puedan quedar. Partimos en dos por la mitad o en cuatro, como más os gusten. En una sartén con un fondo de aceite las doramos. Sacamos a un plato y reservamos. En la misma sartén sofreímos la cebolla picada y el tomate rallado. Cuando estén pochados, añadimos la cucharada de pimentón y después de un par de vueltas volcamos el sofrito junto con las codornices en la olla de las lentejas. Sazonamos. Dejamos hacer unos veinte minutos más. Comprobamos que las lentejas estén tiernas y las codornices guisadas y ya estarán listas para degustar. Después de servirlas en el plato, podemos poner un chorrito de vinagre, en casa es costumbre.


Compartir:

martes, 30 de enero de 2018

Tortilla huertana

En esta tortilla tienen cabida todas las verduras y hortalizas de la huerta murciana. Dependiendo de la época y de las preferencias se utilizan unas u otras, pero ya os digo que cualquier combinación posible merece la pena probarla. Por varias razones tengo bastante relación con esta comunidad, o mejor con su gente, y por supuesto con su gastronomía que es riquísima y diversa. Y como hace unos días comentaba con Concha Cabello lo abandonado que tenía "El club de la tortilla perfecta", he caído en la cuenta que esta receta aún no la había publicado y ahora tendría un buen motivo para hacerla. Los ingredientes que he utilizado son los que normalmente tengo en casa, tanto para la tortilla, como para la ensalada con la que acompañé. Comer de esta guisa es un derroche de color y salud, pues es una preparación agradecida que está igual de rica con más o menos componentes, los que nos gusten, los que nos sobren por la nevera, en frío o en caliente. Os la dejo para el aperitivo, si no la conocéis os va a encantar. ¡Viva Murcia!



Ingredientes:

-4 huevos
-1 pimiento verde
-1 pimiento rojo
-1 cebolla
-1 patata
-1 berenjena
-Aceite y sal



Preparación:

Pelamos y troceamos la cebolla en juliana. Lavamos y despepitamos los pimientos, los cortamos en aros. Pelamos y cortamos la patata en rodajas no muy gordas, como para tortilla, también pelamos y troceamos en dados la berenjena. En un fondo de aceite caliente ponemos la cebolla y los pimientos y comenzamos a rehogar. Cuando estén un poco pochados añadimos la patata y la berenjena, pues se hacen en menos tiempo. Sazonamos. Cuando los vegetales estén tiernos se apartan a un escurridor para que suelten el exceso de aceite, incluso podemos presionarlos un poco. Batimos los huevos con sal, volcamos las verduras y mezclamos bien. Ponemos una sartén que no se pegue al fuego con un poco de aceite, un par de cucharadas, vertemos la mezcla anterior y hacemos la tortilla a fuego medio. Cuando esté por un lado damos la vuelta y hacemos por el otro. Si aún así quedara un poco cruda por el centro podemos meterla un par de minutos en el microondas. Listo.



Compartir:

viernes, 26 de enero de 2018

Brownie de limón

Cuando elegí este brownie lo hice por dos razones, la primera porque es de limón y lo prefiero al de chocolate, y la segunda por su menor tamaño, ideal para dos personas. Después de probarlo descubrí un tercer motivo para adoptarlo en el menú casero, su buenísimo sabor a coco que le va como anillo al dedo. Ya sabéis que en cuestión de repostería voy a lo seguro, o sea, sencillo y demostrado, y os digo una cosa, no necesito aventurar más porque hasta ahora me ha ido muy bien con esta práctica. Hay que darse un capricho de vez en cuando, también tener algo dulce para el café de las visitas, que dure varios días sin estropearse si sobra y que nos deje buen sabor de boca. Éste brownie cumple a la perfección con todo ello y por eso y porque entramos en el finde, que es cuando nos volvemos más golosos, lo recomiendo. Tardaréis poco en hacerlo, pero luciréis mucho al ofrecerlo.
Esta receta la vi en: Cuuking



Ingredientes:

-90 g de harina
-90 g de azúcar
-2 huevos grandes
-60 g de mantequilla
-30 g de coco rallado
2 c/s de zumo de limón
-La ralladura de la piel de un limón
-1 c/s de levadura
Glaseado:
-60 g de azúcar glas
-3 c/s de zumo de limón



Preparación:

Batimos la mantequilla no muy caliente con el azúcar. Incorporamos los huevos y seguimos batiendo. Añadimos el coco, la ralladura y el zumo del limón, y lo integramos con la mezcla. Por último ponemos la harina con la levadura. Utilizaremos un molde no muy grande al que pondremos mantequilla y harina. Vertemos la masa e introducimos en el horno precalentado a 180 grados unos 25 minutos.
Preparamos la glasa poniendo en un bol el azúcar glas y añadiendo el zumo a cucharadas mientras mezclamos ambas cosas. Cuando tenga la consistencia que nos gusta la reservamos para ponérsela al brownie por encima cuando esté templado.




Compartir: