martes, 21 de octubre de 2014

Tag: Sugestões ♦


El post de hoy es para realizar el Tag al que La cocina de Mari&Nuri me ha invitado. Un blog que me encanta y sigo por sus estupendas propuestas y la simpatía y amabilidad que me muestran siempre desde su página. 
Este TAG tiene una serie de reglas que son:
1 - Mostrar el blog que me ha invitado.
2 - Sugerir: Una película, una comida preferida, una música, una serie y un libro.
3 - Proponer otras dos sugerencias diferentes al apartado 2.
4 - Invitar a 10 blogs para esta etiqueta.


Voy a comenzar con el TAG:

La película que he elegido es una romanticona que en su día me encantó y es estupenda para verla en una noche de manta y sofá. Se trata de Los puentes de Madison de Clint Eastwood Y Meryl Streep.

                                                             Los puentes de Madison


En cuanto a mi comida preferida, diré que no tengo ninguna en especial porque me gusta comer de todo y disfruto con ello. Por decir algo, la verdura me gusta bastante y en postres, los dulces que contienen fruta.
                                Verduras asadas con feta                  Pudin de piña y plátano


En la música me ocurre más o menos lo mismo, que hay pocas cosas que no me gusten. Voy a nombrar la de mi adolescencia que es la que mejor conozco, me trae recuerdos estupendos y aún la escucho con agrado. Grupos como los Bee Gees o Abba, cantantes como Donna Summer  o músicos como Carlos Santana.

Bee GeesAbbaCarlos Santana 2.jpg













Por la serie me decanto por Cuéntame como pasó.


                                                   -

Sobre lectura no tengo dudas, cualquier libro de Almudena Grandes, me los he leido todos. Y aunque por supuesto me gustan más autores, tengo especial afición por su estilo. Voy a destacar el último: Las tres bodas de Manolita, que me ha encantado.


                                                                las tres bodas de manolita-almudena grandes-9788483838457


Las dos preguntas que me ha hecho Mari:
-¿Qué metas te gustaría poder cumplir en tu vida? La meta principal casi conseguida ya, es que mis hijos sean buenas personas  y puedan vivir de forma digna en este mundo.
-¿En qué lugares te sientes más a gusto? Sin lugar a dudas en mi casa. También en la playa y en el campo.

Y ahora mis dos sugerencias:
-¿Cuales son tus hobbys?
-Una locura que estarías dispuest@ a hacer.

Los blogs a los que invito a hacer este Tag son:




viernes, 17 de octubre de 2014

Patatas asadas para guarnición

Poco a poco voy haciendo platos de mi "libreta de recetas pendientes" que, como a muchos os ocurrirá, voy guardando a la espera de poder hacerlas para más tarde publicarlas porque no doy abasto a todo. Por fin hoy puedo subir estas patatas de guarnición que vi en Espe Saavedra en la cocina y que son deliciosas. Para ello he seguido su consejo y he utilizado patatitas pequeñas de piel suave partidas por la mitad; son las ideales para poder cocinarlas e incluso comerlas con la piel. Cualquier plato que preparemos lucirá mucho más en la mesa y estará más rico. Os las dejo para el finde, que es cuando organizamos comidas algo más especiales entre la familia o amigos. Ya veréis como les gustan.


Ingredientes:

-Patatas pequeñas
-2 ó 3 dientes de ajo sin pelar
-Tomillo y romero
-Aceite y sal



Preparación:

Lavamos las patatas porque las vamos a cocinar con piel. Se parten por la mitad o en cuartos según sean de grandes. Las ponemos en una fuente de horno y les añadimos sal, romero, tomillo, los ajos sin pelar y un buen chorro de aceite. Las rebozamos bien con el aliño. Las metemos al horno a 200 grados, dándoles la vuelta al menos una vez hasta que estén tiernas. Las mías tardaron una media hora. Pincharlas para comprobar el punto de dureza.


martes, 14 de octubre de 2014

Croquetas de espinacas y premio

Hay muchas formas de comer verdura. Aunque hay gran variedad y el aspecto que presenta es atractivo, no a todo el mundo le resulta apetitosa. Por eso la preparación que hagamos de ella es tan importante para que triunfe en la mesa. Una de las recetas que en casa dan resultado para comer con gusto las espinacas son las croquetas. En esta ocasión las he hecho de forma austera, pues admiten más ingredientes como piñones, pasas, queso,...pero no he querido enmascarar su sabor, ni su color y así son más rápidas de elaborar. Las cantidades que apunto son para un aperitivo, salen dieciocho porciones; si queréis un mayor número, ya sabéis, doblar las medidas. Implícitas llevan garantía de éxito; no os lo penséis si no las habéis hecho nunca porque vais a conquistar con ellas.



Ingredientes:

-300 g de espinacas (una bolsa del Mercadona)
-1 cebolla mediana
-2 cucharadas soperas hermosas de harina
-1 vaso de leche (240 ml)
-Aceite y sal
-Harina, huevo batido y pan rallado para rebozar



Preparación:

En una olla con agua hirviendo ponemos las espinacas cinco minutos. Sacamos, volcamos en un colador hasta que enfríen y escurrimos bien el agua presionándolas entre las manos si es necesario.  Cortamos la cebolla muy menuda y la rehogamos en un fondo de aceite. Cuando esté tierna, agregamos las espinacas troceadas también. Les ponemos un poco de sal, damos unas vueltas y les espolvoreamos la harina. La rehogamos también junto con la verdura y vamos añadiendo la leche a poquitos mientras mezclamos para hacer la masa. Cuando veamos que tiene la textura deseada, ni dura, ni blanda, apartamos y ponemos extendida en un plato. Cuando esté templada tapamos con film y guardamos en la nevera hasta que la masa esté bien fría. Hacemos bolitas cogiendo porciones pequeñas y les damos la forma que nos guste, yo las hice alargadas. Pasamos por harina, huevo batido y pan rallado y freímos en abundante aceite caliente. Colocamos sobre papel absorvente según las vamos sacando y listas para degustar.



Antes de despedirme quiero agradecer a Maria E. mg del blog Con gorrito y delantal, la gentileza que ha tenido al pensar en mí a la hora de otorgar el premio Dardos. Aunque, como ya le he hecho saber, no sigo cadenas de premios, sí que lo voy a recoger con mucho gusto, ya que tan amablemente me lo ha regalado. No olvidéis pasaros por su blog, merece la pena conocerlo.  

Gracias María.

viernes, 10 de octubre de 2014

Borriquete a la villeroy con salsa de pimientos

Cuando fui al mercado buscando lenguado para hacer esta receta, me encontré con un dilema: no había piezas del tamaño que buscaba; en cambio había borriquete a raudales, así que pensé, ¿ quién dijo miedo?¿La cocina no es el paradigma de la experimentación?. Me llevo el pescado y si no sale bien no lo publico. Pero ¡sorpresa! quedó buenísimo y ¡aquí está!. No se si en otros lugares se conoce por este nombre, es un pescado blanco, feo de aspecto, que os debe preparar el pescadero, a menos que seáis mañosos porque hay que sacarle los lomos limpios y tiene bastantes espinas duras. O también podéis utilizar otro que os guste y sea de carne jugosa. Yo obtuve un buen resultado, así que atreveros con el que consideréis y apetezca, es una forma exquisita de comer pescado.



Ingredientes:

-1 borriquete
-1 cebolla
-4 pimientos morrones (yo le puse piquillos)
-3 cucharadas de harina
-1/4 l de leche
-1 puñado de queso rallado
-Harina, huevo batido y pan rallado
-Agua, aceite, sal



Preparación:

Para la salsa de pimientos, pelamos y picamos la cebolla y la rehogamos en un chorrito de aceite. Añadimos una cucharada de harina y seguimos rehogando. Picamos los pimientos y los añadimos. Mezclamos un poco de agua, dejamos hervir diez minutos y trituramos.
Para la bechamel, ponemos un chorrito de aceite, añadimos dos cucharadas de harina y rehogamos. Se vierte la leche poco a poco, sin dejar de remover con la varilla. Salamos y añadimos el queso, mezclamos. Reservamos. Limpiamos los filetitos, si no lo ha hecho el pescadero, los cortamos no muy grandes, sazonamos y pasamos por la bechamel rebozándolos bien. Dejamos atemperar sobre una fuente untada con aceite. Metemos en la nevera para enfriar. Pasamos por harina, huevo batido y pan rallado. Freímos en abundante aceite caliente. Retiramos sobre papel absorvente. Acompañamos con la salsa de pimientos.


martes, 7 de octubre de 2014

Solomillo a la pimienta

Yo creo que del grupo de recetas socorridas que te sacan de un apuro en tiempo record, el solomillo a la pimienta ocupa un lugar preferente. ¿Que tienes una visita inesperada? Bajas al super de la esquina a por los dos ingredientes que te faltan y después son veinte minutos más. Quiero dedicarlo a todos los estudiantes amigos de mi hija, que siguen mi blog y me piden recetas sencillas. Y aunque sé que necesitáis mucha energía para afrontar el nuevo curso, he querido hacer la receta un poco más ligera utilizando leche evaporada en lugar de nata. Creedme, ya me lo agradeceréis y la carne está igual de rica. Como guarnición podéis poner lo que más os guste, patatas, arroz,...y si me apuráis hasta meterlo en un bocata. Os envío un beso grandote a todos y mis mejores deseos para el transcurso del año. Por supuesto, también, a todas las personas que me siguen y que seguro conocen ya la receta, pero tienen un momento para mi blog.

                            

Ingredientes:

-2 solomillos de cerdo
-1 puñadito de pimienta negra en grano
-1 vaso de agua de coñac
-1 1/2 de agua de leche evaporada
-Aceite y sal



Preparación:

Se limpian los solomillos de grasita y telillas. Se trocean en medallones como de dos centímetros. En una sartén o paellera se pone un fondo de aceite. Cuando esté caliente se sellan los solomillos que se habrán salado. Tan solo hay que darles vuelta y vuelta. Se machacan en un mortero los granos de pimienta, con unos golpes es suficiente, que se rompan solo, y se añaden a la carne. Se vierte el coñac. Los más atrevidos pueden flambearlo, pero por si acaso, dejarlo reducir hasta que el alcohol evapore. Añadir entonces la leche evaporada y dejar hervir a fuego moderado hasta que la carne esté hecha a gusto del consumidor, unos cinco o diez minutos. Lista para degustar.


viernes, 3 de octubre de 2014

Bizcocho de calabacín y nueces

Para continuar con la iniciativa que me propuse de crear un recetario de dulces con verduras, hoy le toca el turno al calabacín. Me he basado en un bizcocho que en su día hizo La cocina de Cuchy, con algún reajuste propio, según las preferencias familiares. Contiene además nueces y pasas, aunque éstas últimas yo no se las puse, que complementan el sabor del vegetal, que a su vez imprime jugosidad a la preparación. Podéis invitar a la familia o amigos este finde con la seguridad de que les va a gustar. Les regalaréis un alimento sano, original y muy rico. También podréis jugar a que adivinen el ingrediente secreto de la receta porque os aseguro que no lo van a descubrir. Degustaréis y os divertiréis al mismo tiempo.



Ingredientes:

-270 g de harina
-225 g de azúcar glas
-70 g de aceite de girasol
-3 huevos
-1 calabacín
-1 sobre de levadura Royal
-70 g de nueces picadas groseramente
-2 cucharaditas de canela en polvo
-1/2 cucharadita de jengibre
-1/2 cucharadita de nuez moscada
-Azúcar glas para espolvorear



Preparación:

 Encender el horno a 180 grados. Mezclar los huevos con el azúcar y batir con varillas eléctricas hasta que doblen el volumen. Añadir el calabacín, yo lo pelé porque la piel no me gusta, triturado en la batidora previamente. Añadir el aceite e integrar. En un bol mezclar la harina con la levadura y añadir tamizada. Agregar la canela, el jengibre, la nuez moscada y las nueces. Mezclar bien. Volcar en un molde untado con mantequilla y harina, unos 30 minutos. Pinchar para comprobar que la aguja sale limpia. Sacar del horno, dejar enfriar y espolvorear azúcar glas por encima.


martes, 30 de septiembre de 2014

Ensalada de canónigos, morcilla y queso

Una ensalada de contrastes. El frescor y la finura del reino vegetal con la contundencia y calor del reino animal. Ya conocéis mis preferencias por los productos de temporada; la estación actual y la que viene, además de verduras trae consigo embutidos y quesos que se pueden curar con el frío. Mezclar los dos es una opción perfecta para un primer plato, nos llenará y no tendremos sensación de pesadez. El tamaño del entrante lo dejo a la voluntad de cada cual, al igual que la elección de los ingredientes. Yo, desde que vi esta combinación en una revista me enamoré de ella, pero la creatividad personal en cuestiones gastronómicas es muy amplia, aún más cuando se trata de ensaladas. Yo creo que es un regalo para la vista y el paladar.



Ingredientes.

-125 g de canónigos
-100 g de frambuesas
-2 cucharadas de piñones tostados
-1 morcilla de cebolla
-2 medallones de queso de cabra
Para la vinagreta:
-1 cucharadita de miel
-3 cucharadas de aceite de oliva
-1 cucharada de vinagre
-Sal y pimienta



Preparación:

Lavamos y secamos los canónigos y mezclamos con las frambuesas y los piñones, que habremos tostado previamente en una cucharada de aceite. Cortamos la morcilla en rodajas de un centímetro aproximadamente. En un par de cucharadas de aceite marcamos los medallones de queso. Cuando los sacamos de la sartén freímos la morcilla por ambos lados también. Sacamos y escurrimos sobre un papel de cocina. Añadimos a la ensalada. Batimos en un bol todos los ingredientes de la vinagreta y rociamos la ensalada. Servimos enseguida.