viernes, 17 de abril de 2015

Cazón en salsa de sidra

El cazón no era un pescado que me gustara especialmente, hasta que un día se me ocurrió repasar una antigua colección de recetas y allí me encontré con esta riquísima preparación de  Maria Zarzalejos, muy sencilla de hacer y con la que este pescado brilla con luz propia.  Advertencia: cuidado con la salsa, en cuanto mojéis el pan en ella ya no podréis parar, pero si os apetece porque un día es un día, agenciaros una buena hogaza y dad rienda suelta al disfrute. Personalmente cuanto más sencilla es la elaboración del pescado, más me aprovecha, pero como hay que contentar todos los gustos familiares, suelo acompañarlo de estas salsitas que lo hacen más gustoso y se come sin sentir. En casa nos encanta, os animo a cocinarlo y cuando lo probéis ya me contaréis.



Ingredientes:

-4 rodajas hermosas de cazón
-1/2 kg de almejas
-Harina
-1 cebolla
-1 limón
-3 dientes de ajo
-1 rama de perejil
-2 cucharadas de pimentón dulce
-1 vaso grande de sidra
-Aceite y sal









Preparación:

Se lavan las almejas y se ponen en un bol con agua y sal para que suelten la arena que puedan tener. Reservamos en la nevera. En un cuenco grande se ponen dos dientes de ajo picados, el perejil también picado, el zumo de medio limón, el pimentón y una tacita de aceite de oliva. Los trozos de pescado se sazonan con sal y se van colocando en el adobo. Se dejan dos horas moviéndolos un poco. Lo ideal es cocinarlos en una cazuela de barro, pero si no puede ser, como ha sido mi caso, los ponéis en  la que utilicéis normalmente . Se pone un fondo de aceite, se añade la cebolla y un diente de ajo picados. Se sofríe a fuego suave. Se pasan los trozos de pescado por harina y se colocan en la cazuela. Se fríen ligeramente. Se colocan las almejas y se cubre el pescado con la sidra. Si hace falta se puede poner un poco más de agua. Se rectifica el punto de sal y se mueve la cazuela para que la salsa se trabe y se vaya haciendo el pescado.


martes, 14 de abril de 2015

Ensalada templada de tomates y setas

Para ir en consonancia con este tiempo de sol y sombra que caracteriza a la primavera, he preparado esta ensalada templada que no nos produce ni frío, ni calor. Por encima calentita, por debajo fresquita y entre las dos templadita. Y por seguir con las contradicciones también la he hecho sin chicha, ni limoná, pero le podéis poner un poquito de bacon al cocinar las setas si os apetece. Podemos tomarla como entrante, o como cena ligera, es de lo más "apañá". La hice para dos personas y sin apenas darme cuenta me la había comido yo sola. Y llena bastante. Mi buena relación con los vegetales a veces me preocupa; para todo hay que tener mesura por sano que nos parezca. Y es que algo tan sencillo como una ensalada, puede ser un buen recurso para disfrutar de una sustancial comida en un mínimo de tiempo.



Ingredientes:

-250 g de setas de cultivo variadas
-1 cebolleta
-1 diente de ajo
-Escarola
-2 tomates
-Aceite, vinagre y sal



Preparación:

Limpiamos las setas si tienen alguna tierra o suciedad, yo no las suelo lavar en agua porque vienen limpias, les doy con una brochita nada más. Las troceamos si son grandes. Troceamos la cebolleta y el ajo menudos. Empezamos a rehogarlos en un poco de aceite. Añadimos las setas y un poco de sal y vamos moviendo a fuego medio alto hasta que estén a nuestro gusto, al dente o un poco más hechas. Lavamos y troceamos la escarola y la colocamos en el plato o fuente que vayamos a utilizar. Lavamos y troceamos también los tomates y los cortamos en rodajas, poniéndolos encima de la escarola. Hacemos una vinagreta con aceite, vinagre y sal y rociamos la ensalada. Volcamos por encima la preparación de las setas y espolvoreáis perejil picado si os gusta, yo no se lo puse.  Listo.




viernes, 10 de abril de 2015

Dados de patata con salsa de queso

Elaboré esta salsa para que hiciera los honores a unas patatas de guarnición, pero no necesariamente debe ser exclusiva de ellas, también va muy bien para carne e incluso sobre una pasta. Se hace enseguida, aunque se come igual de rápido, su cremosidad y sabor la hacen deliciosa. Como anécdota os diré que las patatas no llegaron a la mesa, nos las tomamos en la cocina en cuanto hice las fotos con una cervecita a modo de aperitivo. Como bien decía mi abuela -no comer por haber comido, no hay nada perdido.- Y como sirvieron para animar un buen momento, no importó que no cumplieran con el objetivo inicial. Me encantan estas improvisaciones sobre la marcha, otro de esos pequeños placeres cotidianos que tanto me gusta valorar. Espero que también os sirvan para compartir apetecibles ocasiones.



Ingredientes:

-4 patatas hermosas
-400 ml de nata para cocinar
-100 ml de leche
-25 g de harina
-100 g de queso Cheddar
-Aceite, sal y pimienta









Preparación:

Se pelan las patatas, se lavan y se trocean en dados de unos dos cm. Se les da un hervor de diez minutos en agua con sal. Se escurren y se fríen en abundante aceite hasta que estén tiernas y un poco doradas. Se sacan a un papel absorvente o sobre un colador para que suelten el exceso de aceite que puedan tener. En un cazo ponemos la nata, la leche y la harina, lo llevamos al fuego dando vueltas con una varilla hasta que se caliente, no es necesario que hierva. Apartamos del fuego y le vamos incorporando el queso rallado al tiempo que removemos para que se vaya integrando en la salsa. Rectificamos el punto de sal y pimienta. Ya está.

     

martes, 7 de abril de 2015

Lomo mechado con salsa de manzana

Como el tiempo de abstinencia ha concluido, volvemos a preparar carne, que algunos que tengo en casa ya andan un poco hartos de tanto bacalao. Elegir lomo ha sido una opción fácil, sin complicaciones, pues contenta a todos. También me permitía mecharlo con la técnica del agujereado con cuchillo de punta que no conocía y es bastante sencilla. La salsa, como todas las de manzana para mi gusto, es una delicia y al cerdo le va de maravilla, así pues, la receta no puede ser más buena para volver a la normalidad después de la cuaresma. Aquí os la dejo en la seguridad de que a los carniceros, sobre todo, les va a gustar.





Ingredientes:

-1 lomo de cerdo
-4 dientes de ajo
-4 lonchas de bacon
-Perejil y sal
-1 cebolla
-2 manzanas
-1 vaso de vino blanco
-1 vaso de agua
-Aceite, sal y pimienta










Preparación:

Clavar un cuchillo de punta en el lomo entero y girarlo a la derecha en un circulo completo para hacer el agujero, hacemos tantos como queramos a la misma distancia más o menos unos de otros.  Majar en el mortero dos dientes de ajo, perejil y sal. Añadir el bacon picado y formar una pasta que introduciremos en los agujeros. Limpiamos la mezcla sobrante, salpimentamos el lomo y lo bridamos. En un fondo de aceite sellamos la carne por todos los lados. Añadimos la cebolla, dos ajos y las manzanas troceadas, el vino y el agua. Llevamos a ebullición y bajamos el fuego, lo dejamos cocer veinte minutos de cada lado. Sacamos el lomo, troceamos y pasamos la salsa.



martes, 31 de marzo de 2015

Torrijas de brioche

No pueden faltar en Semana Santa. Muy versionadas como postre, pues nacieron como receta de aprovechamiento. Hoy son un lujo que la tradición popular nos lega y al que no queremos renunciar, ni tenemos porqué hacerlo, ya que son fáciles de preparar y gustan a propios y extraños. Éste año he querido prepararlas con pan brioche, pues nos ofrece una textura cremosa parecida a la leche frita que las hace exquisitas. También las he troceado para degustarlas en  pequeños y únicos bocados llenos de ternura y sabor. No he seguido el protocolo de elaboración encadenada de siempre, sino que he mezclado todos los ingredientes a la vez y remojado las rebanadas; una vez más ha quedado patente que el orden de los factores no altera el producto porque si están bien empapadas quedan jugosas y blanditas después de fritas. Dejo a vuestra elección espolvorearles azúcar o tomarlas con mermelada, o ambos.
Y hasta aquí mi sugerencia dulce de Pascua, si os animáis a hacerlas espero que las disfrutéis estos días festivos. Yo os veo a tod@s después de ellos.



Ingredientes:

-1 pan de molde de brioche ( no entero)
-1 vaso de azúcar
-1/2 l de leche
-2 huevos grandes
-1 vaso de nata líquida
-Aceite de girasol
-Mermelada



Preparación:

Batimos con varillas los huevos, la leche, la mitad del azúcar y la nata. Cortamos el pan en lonchas gruesas y éstas  a su vez en cuadrados. Yo compré el brioche y ya venía cortado, pero en rebanadas muy finas para mi gusto. Empapamos los cuadrados de pan en la mezcla que preparamos al principio, quedarán flotando por lo que hay que ir dándoles la vuelta y hundiéndolos en la misma. Los vamos cogiendo con dos tenedores dejando que escurra el líquido sobrante y freímos en una sartén con el aceite caliente. Sacamos a un papel absorvente, después las colocamos en una fuente donde los cubriremos con el resto del azúcar o con mermelada.




viernes, 27 de marzo de 2015

Pastel de espinacas, bacalao y bechamel

Lo que más me gusta de la cuaresma es su gastronomía. Potajes, bacalao, torrijas,... se dan la mano para ofrecernos sabores característicos de Pascua, perfectamente identificables en estos días. Me gusta seguir estas tradiciones porque hacen que el menú sea variado y acorde con los productos de temporada que tanto color y sabor dan. Por eso para celebrar este viernes de Dolores, mi santo, me he regalado esta riquísima tarta salada. Las capas que la componen son distintas entre sí, pero juntas forman un bocado suave, exquisito al paladar. Reconozco mi afición por el bacalao y este tipo de pasteles que preparo a la menor oportunidad y como es una receta muy cuaresmal y adecuada a la austeridad que requiere la vigilia, aquí está. Espero que la disfrutéis tanto como yo.
Ah, y felicidades a todas las Lolas del mundo mundial.



Ingredientes:

-2 bolsas de brotes de espinaca (600 g )
-1 cebolla
-1 puñado de piñones
-1 puñado de pasas
-Bacalao desalado (2 trozos de 431 g )
-75 g de mantequilla
-75 g de harina
-3 vasos de leche
-Queso rallado emmental
-Aceite y sal



Preparación:

En una olla con agua y sal escaldamos las espinacas cinco minutos. Ponemos a escurrir en un colador. En un cazo con agua ponemos el bacalao, cuando el agua empiece a hacer burbujitas y antes de que hierva apagamos el fuego y tapamos diez minutos. Mientras, escurrimos con las manos los restos de agua de las espinacas. Picamos la cebolla menuda y la rehogamos en tres cucharadas de aceite. Añadimos los piñones y las pasas y rehogamos también. Agregamos las espinacas y mezclamos. Ya tenemos la primera capa de nuestro pastel. Tapamos el fondo de una fuente con ella. Cubrimos con el bacalao que habremos desmigado en lascas. Hacemos la bechamel fundiendo la mantequilla, rehogando la harina en ella y añadiendo a poquitos la leche hasta lograr la consistencia que deseemos. La cantidad de leche es orientativa, pues depende de como la queramos, más o menos ligera. Aderezamos con una pizca de nuez moscada si nos gusta, yo no se la puse. Encima del bacalao vertemos la bechamel, nivelamos con una espátula o cuchara, espolvoreamos el queso y gratinamos hasta que coja un poquito de color. Sacamos y ya se puede degustar caliente o fría.

 

martes, 24 de marzo de 2015

Dorada a la sal con ensalada de naranja

Para no ser mi estación ideal, parece que este año la primavera me está inspirando. No paro de introducir ingredientes con color en todo lo que preparo; también es que los productos de temporada son vistosos y eso ayuda a que las recetas embellezcan y los platos se vayan transformando, sean más frescos.
Menú sano donde lo haya, muy bueno y rápido, acorde con la época, llega el buen tiempo y caemos en la cuenta de que  hay que empezar a cuidarse con más afán que el verano está cerca. Y lo tenemos fácil, pues la naturaleza invita poniendo a nuestra disposición variedad de género. Yo pienso servirme de todo el que pueda y disfrutar con ello.



Ingredientes:

-1 dorada (670 g )
-1 1/4 de sal marina para hornear (usé la de Mercadona)
-Lechugas variadas (escarola, rúcula, espinacas, col...)
-1 cebolleta
-1/2 naranja
-Aceitunas negras
Para la vinagreta:
-Zumo de media naranja
-1 cucharada de miel
-1 cucharada de vinagre de manzana
-3 cucharadas de aceite
-Sal y pimienta



Preparación:

Se enjuaga la dorada y se seca con unas servilletas de papel, pero sin quitarle escamas, ni tripas. En una besuguera o bandeja de horno se forma un lecho de sal, sobre ella se pone la dorada y se cubre entera con el resto de la sal. Se introduce en el horno precalentado a 200 grados, 30 minutos. Una vez cocinada se saca del horno y con un punzón o la punta de un cuchillo y mucho cuidado, se le quita la costra de arriba, pues queda bastante dura, se pela, se quitan las tripas y se sirve.
Mientras se hace el pescado preparamos la ensalada poniendo en un plato grande las lechugas, sobre ellas la cebolleta en rodajas, la media naranja pelada y cortada en medias lunas y las aceitunas. Hacemos la vinagreta exprimiendo el zumo de la otra mitad de la naranja y colocándolo en un bol con el resto de ingredientes. Mezclamos bien y aderezamos la ensalada y la dorada con ella.