viernes, 19 de diciembre de 2014

Morcilla dulce

He elegido este postre como última receta para publicar este año. Creo que nos merecemos esta golosina, aunque su coste en calorías supere lo humanamente razonable. Después de doce meses con sus luces y sus sombras, no nos matará un poco de chocolate (bueno, también lleva galletas, frutos secos,...). Pero, al menos en estos días, me niego a pensar en dieta equilibrada, entre otras cosas porque resulta del todo imposible hacerla. Hemos necesitado mucho tiempo de cultura gastronómica navideña como para pretender borrarla de un plumazo. Y por otra parte, si no nos damos estos caprichos ahora ¿cuando lo haremos?. Más adelante tendremos menos oportunidades de ir tan tapados y no abundarán las comidas fraternales. Por lo tanto, es obligado propasarse sin remordimientos.
Aprovecho este post para despedirme de tod@s hasta el Año Nuevo, pues quiero dedicarme por entero a disfrutar y compartir con los mios estas fiestas. Feliz Navidad con todo mi cariño.



Ingredientes:

-100 g de chocolate con un 70 % de cacao
-100 g de mantequilla
-200 g de galletas digestivas
-50 g de avellanas
-50 g de pasas








Preparación:

He picado las galletas chafándolas en una bolsa de plástico con un rodillo, intentando que más o menos la mitad quede en polvo pero el resto conserve su textura. En un cazo a fuego mínimo o en el microondas, fundimos el chocolate y la mantequilla y mezclamos bien. Añadimos las galletas, las  avellanas, que he troceado groseramente, y las pasas, removiendo hasta que se vea una masa bien integrada. Dejamos enfriar y con la ayuda de papel de horno o film de cocina, damos forma cilíndrica. Refrigeramos hasta que tenga una textura consistente, mejor de un día para otro. Cortamos en rebanadas no muy finas y servimos con yogur o frutas. También puede ser una merienda contundente si se desea.


martes, 16 de diciembre de 2014

Empanada de sobrasada, queso y dátiles

Desde que vi esta empanada en el blog de Chela, estaba deseando que llegara el momento de poder hacerla. Y llegó el fin de semana pasado con la reunión de amigos navideña. Fue un éxito total porque gustó a todo el mundo. Si os pasáis por el blog de Chela, veréis que también está la receta de la masa, pero yo no tuve tiempo de hacerla y se la puse congelada. Nunca una preparación tan fácil y rápida me quedó tan rica, así que la recomiendo para algún día de Navidad, pues hay muchos y no siempre nos vamos a pasar horas en la cocina. A mí siempre me habían gustado los bocatas de sobrasada y queso, pero el toque dulce de los dátiles ha sido un descubrimiento, por lo tanto, lo único que me queda por decir es: probadla que no os arrepentiréis.



Ingredientes:

-Masa de hojaldre congelada (utilicé la de Mercadona)
-1/2 terrina de sobrasada
-1 rulo de queso de cabra (170 g)
-1 bandeja de dátiles (200 g)
-1 huevo



Preparación:

Tan sencilla como descongelar el hojaldre, extenderle una capa de sobrasada, cortar el queso en rodajas y ponerlas por encima e intercalar los dátiles, por supuesto sin hueso. Tapamos con la otra mitad del hojaldre, doblamos los bordes bien para que no se salga el relleno cuando se caliente, pinchamos con un tenedor por encima y lo pintamos con huevo batido. Al horno según la indicación de temperatura que indique el fabricante de la masa, hasta que la veamos dorada, unos quince minutos aproximadamente. Y ya está.


viernes, 12 de diciembre de 2014

Sopa de pescado

Según Juan Mari Arzak, una sopa de pescado no es más que una sopa de ajo con pescado. Yo además añadiría que para conseguir que sea un plato de primera no hay que dejarse la paga extra en ingredientes. Con cabezas y espinas que tengamos en el congelador de otra preparación y unas verduras, podemos obtener un caldo rico que será la sustancia de nuestra receta. Otra de sus ventajas es que se puede congelar y a la hora de servirla acompañarla con la guarnición, en este caso almejas y gambas. Desde pequeña he disfrutado de esta elaboración en fechas señaladas como la Navidad, eso sí, la he mejorado desde que viera una que hizo Arguiñano, pero básicamente es de tradición familiar. Prefiero comenzar una cena con un caldo caliente en lugar de multitud de aperitivos que llenan y nos dejan sin apetito. Pero esto solo es una opinión personal, yo os dejo mi propuesta y la utilizáis a conveniencia. Espero que os guste.



Ingredientes:

-250 g de gambas
-250 g de almejas
-Cabeza y espinas de pescado (gallo, rape, merluza,...)
-1 puerro
-1 cebolla
-1 zanahoria
-2 ó 3 ramas de perejil
-2 dientes de ajo
-100 g de pan
-3 cucharadas de salsa de tomate
-1 copa de brandy
-Agua, aceite, sal y perejil








Preparación:

Rehogamos las espinas y cabeza de pescado en un chorrito de aceite. Troceamos la cebolla, el puerro y la zanahoria en trozos grandes y los añadimos junto al perejil rehogándolos también. Vertemos a la cazuela dos litros de agua y un poco de sal. Dejamos que hierva a fuego bajo una media hora. Colamos y reservamos el caldo. Picamos los dos ajos. Troceamos el pan que podemos tostar en el horno o tostadora, yo lo rehogué después del ajo en un fondo de aceite. Añadimos el brandy y flambeamos o movemos hasta que evapore el alcohol. Echamos la salsa de tomate, le damos unas vueltas y regamos con el caldo. Cocemos unos quince minutos a fuego suave. Podemos triturar el pan o dejar entero, como más nos guste, probamos de sal. Salteamos las almejas, (que habremos tenido un par de horas al menos en agua con sal para que suelten toda la arena), junto a las gambas peladas en un chorrito de aceite. Si os gusta, ponerle un poquito de perejil picado. Cuando las almejas se abran estarán listas para agregar los tropezones a la sopa. ¡A comer!



martes, 9 de diciembre de 2014

Ensalada Artemisa

A esta ensalada le he puesto el nombre del restaurante vegetariano de Madrid  donde la degusté junto a mi amiga Remedios. Nos gustó tanto que he querido guardarla en el blog para que no se nos olvide ningún ingrediente, aunque hay uno que he cambiado; la original lleva fresas en vez de uvas, pero como no es temporada es difícil encontrarlas, en cambio uvas hay en abundancia, por lo que no me ha sido complicado hacer el trueque. Es una idea ligera para incluir entre las copiosas comidas de Navidad. La podemos utilizar como guarnición incluso o primer plato.  Aporta mucho color a una mesa y conseguiremos no levantarnos tan pesados si abusamos de ella más que de otras cosas. A ver si somos capaces de pasar las fiestas sin que la tripa, ni el bolsillo lo noten demasiado.



Ingredientes:

-1 kiwi
-1/2 mango
-2 rodajas de papaya
-6 u 8 granos de uva
-4 rodajas de piña
-1/4 de lechuga iceberg
-2 cucharadas de maíz
-2 cucharadas de brotes de soja
-1 aguacate
-1/2 tomate
-1/2 cebolleta
-1/2 limón
-Aceite y sal
-Nachos










Preparación.

Podemos preparar primero el guacamole que servirá para coronar la ensalada. Pelamos y machacamos con un tenedor el aguacate, le añadimos la cebolleta picada y el tomate pelado y sin semillas picado también, aliñamos con el zumo del limón, aceite y sal. Reservamos. Pelamos y troceamos las frutas a nuestro gusto y las ponemos alrededor del plato. Lavamos y picamos la lechuga, le añadimos el maíz y los brotes y la ponemos en el centro del plato. Cubrimos con el guacamole y pinchamos unos nachos. El aliño de aceite y sal será a nuestro gusto. Yo a la fruta no le pongo, pero ya sabéis, a quien le apetezca que la bañe con un hilito.


viernes, 5 de diciembre de 2014

Cordero asado a la miel

El asado de cordero es una receta típica navideña. Mi propuesta al respecto es sencilla y nos permite dedicarnos a otras cosas mientras se hace en el horno. Hay que valorarlo todo, pues son días de reuniones y también se hace necesario alternar con la familia o amigos. Por tradición, este fin de semana comenzaríamos con los preparativos: decoración de la casa, compras y organización. Al menos yo procuro seguir esa pauta porque si no, me pilla el toro y me descoloco. Personalmente me encanta la Navidad y disfruto con todo lo relacionado con ella, por eso no me supone esfuerzo alguno lo que conlleva. No me olvido de que son tiempos difíciles para muchas personas y procuro ayudar y compartir en lo que puedo, para que no haya hogar sin comida, ni niños sin juguetes. Si no fuera así las Pascuas para mí no tendrían el mismo significado. Y aunque me dicen que peco de ingenua, prefiero pensar que los Reyes Magos nos van a traer salud y prosperidad. Por pedírselo que no quede.



Ingredientes:

-2 piernas de cordero lechal
-4 dientes de ajo
-2 cebollas
-3 cucharadas de miel
-1 dl de vinagre
-2 dl de vino blanco
-Aceite, sal, pimienta y romero



Preparación:

Pelamos y picamos las cebollas y los ajos. Ponemos una sartén al fuego con un poco de aceite y doramos la carne limpia de grasa y telillas y salpimentada. Retiramos a una fuente de horno y en ese aceite añadimos las cebollas y los ajos. Rehogamos. Vertemos el vino y dejamos al fuego cinco minutos más. Echamos por encima del cordero este refrito y metemos al horno precalentado a 190 grados. El tiempo dependerá del grosor de la carne, yo lo tuve una hora. Unos quince o veinte minutos antes de terminar el asado, mezclamos la miel, el vinagre y las hojas de dos ramitas de romero,  regamos la carne, la podemos pintar con una brocha por los dos lados. Cuando esté dorada, podemos comprobar que está hecha con una incisión por el centro y ¡listo!


martes, 2 de diciembre de 2014

Tartar de salmón ahumado

Comenzamos mes importante en el calendario; la gastronomía va a tener un papel protagonista estos días, pero lo primordial en cualquier preparación que hagamos debe ser el cariño que pongamos en ella y la alegría de compartirla con personas a las que queremos. Incluyo en este grupo los bloguer@s que me seguís y visitáis, ya que la mayoría de las veces sois los primeros en conocer mis recetas, cual conejillos de indias. Mis mejores deseos a todos para que las vuestras triunfen y gracias de antemano por hacernos partícipes de las elegidas.

Uno de los alimentos que no falta en las mesas navideñas es el salmón. Mi propuesta de este año es sencilla y de las que se puede dejar preparada y evitar prisas y exceso de trabajo de última hora. Es una opción fría, pero apetecible y adecuada a la fecha. Nada pesada de tomar, se adapta a cualquier situación, ya sea informal tipo bufet, o bien, como entrante en una comida tradicional.



Ingredientes.

-200 g de salmón ahumado
-200 g de gambas
-1 mango pequeño
-1 huevo cocido
-1 cebolleta
-1 cucharada de mostaza
-Aceite, sal y pimienta



Preparación:

Picamos la cebolleta y pelamos las gambas. En un poco de aceite rehogamos la cebolleta y cuando esté transparente añadimos los cuerpos de las gambas troceados con un pellizco de sal. Apartamos en un cuenco y dejamos entibiar. Pelamos el mango y lo cortamos en dados, también troceamos el salmón y el huevo cocido. Lo agregamos todo al cuenco de la cebolleta y las gambas. Mezclamos con la mostaza, pimienta y probamos de sal. Lo dejamos en un lugar fresco o en la nevera hasta que lo utilicemos.





viernes, 28 de noviembre de 2014

Empanaditas de verdura y queso

Cuando le veo al finde las orejas asomar, ya estoy pensando en aperitivo. Si podemos salir, dar un paseo y disfrutar del día estupendo, y si no, lo hacemos en casa y nos satisface igualmente. Estas empanaditas se cocinan rápido y nos sirven además como entrante. Me salieron dieciséis, o sea, que podemos tener algún invitado y tomarlas en compañía. Lo que es seguro es que gustarán y cubrirán las espectativas del momento ampliamente. Las he rellenado al gusto familiar, pero como ya sabréis el abanico de posibilidades, saladas o dulces, que tenemos para hacerlo es enorme y si algún ingrediente no os gusta es perfectamente sustituible por otro o eliminado. Con un Jerez o una cerveza nos puede alegrar la ocasión, que para solucionar problemas ya habrá tiempo y ahora toca relajarse.



Ingredientes:

-1 cebolla
-3 dientes de ajo
-1 puerro (solo la parte blanca)
-1 rama de apio
-1 berenjena
-5 cucharadas de tomate frito
-Queso rallado (yo le puse cuatro quesos)
-2 paquetes de obleas La Cocinera
-1 huevo










Preparación:

Trocear las verduras menudas. En un fondo de aceite ir rehogándolas en el orden que están, primero el ajo y la cebolla, puerro, apio, berenjena y por último y cuando estén pochadas añadimos el tomate frito. Apartamos sobre un papel absorvente y dejamos enfriar un poco. Colocamos una oblea, en el centro un poco de las verduras, encima un montoncito de la mezcla de quesos, dejando un hueco de un centímetro alrededor para poder taparla con otra oblea  y presionar por los lados doblándolas y pegándolas. Pintarlas con huevo batido. Colocar las empanaditas sobre un papel vegetal en una bandeja de horno e introducirlas en él, precalentado a 180 grados hasta que las veamos doradas, unos veinte minutos.