viernes, 23 de septiembre de 2016

Pollo a la miel

Recetas de pollo a la miel hay muchas y variadas. Yo me encontré con ésta un día viendo la televisión. La había ideado uno de los payasos de mi infancia, Miliki, junto a su mujer en un momento de experimentación. Decidí probarla y hasta hoy; ya forma parte de mi recetario. Con ella doy la bienvenida a mi añorado otoño. Espero que cuanto menos traiga fresquito en tardes teñidas de penumbra. Que podamos asar castañas sin sudar, y que la lluvia haga acto de presencia por el sur que buena falta nos hace. Que se manifieste, en definitiva, en todo su esplendor, para corresponderle con platos cocinados con sus ricos productos y celebrar santos y puentes con olor a crisantemos.



Ingredientes:

-1 pollo (mejor si es campero)
-6 dientes de ajo
-Tomillo y romero
-Sal
-2 cebollas
-2 c/s de miel
-1 vaso de vino tinto
-1 vaso de caldo de pollo
-Aceite



Preparación:

Troceamos el pollo, yo tengo por costumbre quitarle la piel, pero no es necesario para quien le guste. Pelamos los ajos y los picamos menudos. Embadurnamos los trozos de carne con los ajos, el tomillo, el romero y sal, y lo dejamos macerar al menos 1/2 hora. Los marcamos en un fondo de aceite. Añadimos las cebollas cortadas en juliana. Cuando se pongan tiernas añadimos la miel y el vino. Dejamos evaporar y vertemos el caldo. Dejamos cocinar a fuego bajo hasta que el pollo quede hecho, unos cuarenta minutos.


Compartir:

martes, 20 de septiembre de 2016

Merluza a la vasca

Cuando me abduce esa pájara culinaria de no saber qué cocinar, siempre recurro a la gastronomía tradicional y si se trata de pescado, con una buena merluza se pueden hacer maravillas. Aunque este plato tiene un origen vasco, hoy día se ha convertido en un habitual de todas las mesas de nuestro país. En parte se debe al poco tiempo que requiere para el resultado tan bueno que ofrece, ya sea en una comida de diario o en una ocasión especial. La diferencia de esta receta con la merluza en salsa verde está en el añadido de guisantes, huevo y espárragos que la enriquecen y hacen más completa. Sin duda es para tener en cuenta en todo recetario que se precie.



Ingredientes:

-1 merluza (de 1 kg)
-1/4  kg de almejas
-3 dientes de ajo
-2 ramas de perejil
-1 puñado de guisantes
-1/2 cucharadita de harina
-1 vaso de vino blanco
-1 vaso de caldo de pescado ( yo le puse de verduras)
-2 huevos
-Espárragos
-Aceite, sal y harina



Preparación:

En primer lugar lavar las almejas y ponerlas en agua con sal para que suelten toda la arena un mínimo de dos horas. Cocer los huevos diez minutos. Limpiar y trocear la merluza en medallones de dos dedos de grosor. Yo se lo pedí al pescadero. Se sazona por los dos lados, se pasa por harina  y se fríe en un fondo de aceite, solo vuelta y vuelta porque se terminará de hacer en la salsa. Se aprovecha el mismo aceite limpio, desechando el poso de harina, y añadiendo un poco más si hiciera falta para sofreír el ajo y el perejil picaditos. Se incorpora la cucharadita de harina, se rehoga y  se vierte el vino blanco. Cuando ha evaporado el alcohol se añade el caldo, un poco de sal y los guisantes. Se deja hervir unos dos o tres minutos y se coloca la merluza. Cuando empieza a hervir de nuevo se agregan las almejas. Se tapa la cazuela y cuando las almejas se hayan abierto, se le da la vuelta al pescado y se mantiene al fuego unos cinco minutos más. Comprobad que esté hecho, pero no pasado. Por último se decora el guiso con los espárragos y el huevo duro a trozos.


Compartir:

viernes, 16 de septiembre de 2016

Judias verdes con jamón

¿Quién no ha sucumbido alguna vez a la tentación de tomar unas judías con jamón como entrante o cenita ligera?. Si las comemos en casa las tenemos hechas en muy poco tiempo, y fuera de ella acompañan perfectamente cualquier plato. Esta receta es un clásico de la gastronomía española; al llevar pocos ingredientes se hace necesario que sean de buena calidad, pues ganará en sabor. Es fácil y saludable y de un día para otro está más buena. Y lo mejor de todo, van genial para esos pequeños? excesos cometidos en vacaciones. Como todo son ventajas, ya estáis tardando en hacerlas.




Ingredientes:

-500 g de judías verdes
-1 cebolla
-100 g de jamón serrano
-2 huevos
-Aceite y sal



Preparación:

Lo de ponerle huevo cocido es opcional, si también os gusta acompañarlas así, lo único que hay que hacer es cocer los huevos diez minutos y reservarlos. Quitamos las puntas y los hilitos a las judías si los tuviera, las troceamos, las lavamos y cocemos en agua con sal unos treinta minutos. Si las queréis al dente, unos diez minutos menos. Pelamos y picamos la cebolla menuda y la ponemos a rehogar en un poco de aceite. Cuando esté tierna añadimos el jamón en daditos y  rehogamos también. Incorporamos las judías cocidas al sofrito, rectificamos de sal y apartamos. Acompañamos del huevo cocido.


Compartir:

martes, 13 de septiembre de 2016

Guiso de patatas y almejas

Si, ya se que el verano se está alargando sobremanera en calor y todavía no pegan las comidas calientes, pero a mi ya me apetece alguna. Un platito de cuchara tibio nos cae estupendamente y cuando se hace tan rápido y fácil como el que os propongo, la idea no suena tan descabellada. Acompañado de algo fresco como una ensalada, fruta o una buena combinación de las dos, conseguimos que sea completo y sano y sacie lo suyo. De esta forma comenzamos semana con energía y buen talante. A ver si hubiera suerte y fuera un preludio del fresquito que acompañe la llegada del otoño por el sur. Así, con estos guisos de siempre podemos ir entrenando el cuerpo para entrar en la rutina diaria, esa, que según dicen, llega tras el verano.



Ingredientes:

-1 cebolla
-2 dientes de ajo
-1 pimiento verde
-1 tomate maduro
-1 hoja de laurel
-1c/s de pimentón dulce
-3 patatas medianas
-250 g de almejas
-Aceite, sal y agua



Preparación:

Lavamos bien las almejas y las dejamos reposar unas dos horas en un bol con agua y sal para que se desprendan de la arena. Pelamos y picamos menudos la cebolla y los dientes de ajo. Empezamos a sofreirlos en un fondo de aceite. Añadimos el pimiento lavado y troceado en rodajas. Rallamos el tomate y lo agregamos a la cazuela junto con el laurel. Sazonamos. Cuando esté todo bien pochado echamos el pimentón y después de rehogarlo un momento, añadimos las patatas peladas, lavadas y troceadas. Damos unas vueltas al conjunto, le sumamos las almejas y cubrimos de agua. Rectificamos de sal. Una vez que empiece a hervir el caldo, bajamos el fuego y dejamos hacer hasta que las patatas estén tiernas, unos treinta minutos. Y ya está listo nuestro guiso!


Compartir:

viernes, 9 de septiembre de 2016

Dip de aguacate y queso feta

El aguacate con su pulpa carnosa y cremosa es ideal para dipear. Se puede mezclar con cantidad de ingredientes al gusto que lo enriquecerán y convertirán en más sabroso. Hoy he preparado uno sencillo para el finde que nos sirva de relajo delante de una peli o bien como aperitivo. Vosotros elegís el acompañamiento que puede ir desde unas crudités, hasta un pan de pita, pasando por unos triángulos de maíz. Si le dejáis el hueso en medio os durará bastante la combinación sin oscurecerse. No creo que el mio llegue a la noche, pero como es tan rápido de hacer en un momento puedo elaborar otro. Y así todos disfrutaremos de un sano y buen picoteo. Si también os animáis, ¡que aproveche!



Ingredientes:

-1 aguacate
-60 g de queso feta
-1/2 cebolleta pequeña
-1 diente de ajo
-1 lima (el zumo)
-Sal
-Pimienta negra y roja



Preparación:

Picamos la cebolleta y el ajo menudos, los colocamos en un bol. Troceamos el queso y lo machacamos con un tenedor. Pelamos el aguacate, le quitamos el hueso central y lo machacamos también. Salpimentamos y mezclamos todo. Colocamos el hueso en medio y lo acompañamos de crudités como zanahorias, apio,.., pan de pita o tortitas de maíz. Con todo está buenísimo.


Compartir:

martes, 6 de septiembre de 2016

Bizcocho de horchata

Cuando el verano llega, la horchata lo acompaña, y no solo en su forma líquida, también podemos saborearla dentro de un bizcocho. La idea me la dio mi amiga Cuca; aunque es una receta muy buena y popular yo nunca la había hecho. No seguí sus instrucciones precisamente, sino que lo elaboré a partir de otro propio que no incluye huevos. Como nos gustó, lo he preparado varias veces este verano y me ha parecido bien publicarlo tras el parón estival para retomar el blog dulcemente. Espero que os guste el nuevo diseño, más cómodo y ágil que facilita la tarea de rebuscar y publicar. Me anima comenzar curso con este planteamiento, diferente en el exterior, pero de igual contenido.
Me alegra estar de vuelta y compartir actividad bloguera. Ya os echaba de menos.



Ingredientes:

-250 ml de horchata de chufa
-180 g de azúcar
-340 g de harina
-1 sobre de levadura
-180 ml de aceite de girasol
-1 c/s de anís en grano
-1 pizca de sal
Glaseado:
-100 g de azúcar glas
-5 c/s de horchata


                                             

Preparación:

Ponemos el aceite en una sartén y lo calentamos con la cucharada de anís. En un cuenco ponemos la harina con la levadura y la pizca de sal. Vertemos sobre ella el aceite colado y mezclamos bien. Añadimos el azúcar y la horchata y volvemos a mezclar. Ponemos mantequilla y un espolvoreo de harina a un molde de horno desechando la sobrante. Volcamos en él la masa e introducimos en el horno precalentado a 180 grados unos treinta minutos. Yo lo dejé un rato más con el horno apagado, ya sabéis que hay que conocerlos porque ninguno funciona igual. Sacamos y dejamos enfriar. En un bol ponemos el azúcar glas y vamos añadiendo cucharadas de horchata al tiempo que mezclamos. Cuando la consistencia sea cremosa se la ponemos por encima al bizcocho y ya estará listo para degustar. Queda muy tierno por lo que os puede resultar frágil, pero está buenísimo.


Compartir:

viernes, 29 de julio de 2016

Jarrete de ternera al vino tinto

Me llamó la atención esta receta que le vi cocinar a Elena Benarroch en un suplemento dominical. Me la guardé para hacerla en cuanto pudiera y ¡aquí está! Tengo un ojo para indicarme lo que me va a gustar, clínico, pues no solo está buena, sino buenísima. Y tierna, y jugosa, y sabrosa,... para lucirse en la mesa a la menor oportunidad. Creo que puede ser el broche de oro para cerrar mi cocina hasta septiembre. Muchos blogueros ya estáis de vacaciones, y bien merecidas, que el calor invita a practicar otros hobbies más refrescantes. Tanto si salís fuera, como si os quedáis en casa, os deseo unos felices días disfrutando de lo que más os guste. Yo los pasaré con mi familia y mis amigos, para mí un placer.  Como lo será volver dentro de un mes con ánimos renovados a la blogosfera, estoy segura que os echaré de menos. Un achuchón para todos.



Ingredientes:

-2 kg de jarrete de ternera
-4 dientes de ajo grandes
-6 clavos de olor
-Aceite de oliva
-Pimienta en grano
-1/2 cucharada de cúrcuma
-1 ó 2 hojas de laurel
-1 vaso grande de vino tinto
-1 vaso de agua
-Sal



Preparación:

Poner el jarrete en un bol con agua fría para desangrarlo. Retirar y secar con papel. Salpimentar. Bridar. Poner una cazuela al fuego con aceite y dorar suavemente la carne por todas partes. Incorporar los ajos machacados y el resto de los ingredientes, excepto el vino. Mantener unos minutos a fuego suave, dejando que el guiso empiece a tomar color. Incorporar el vino y el agua, para dejar a fuego suave unas dos horas. Vigilar la reducción de la salsa para que no se seque, y añadir más agua si fuera necesario. Con el tiempo el jarrete se irá oscureciendo. Cuando se termine de cocinar, dejar reposar para conseguir una textura tierna y jugosa.



FELIZ VERANO

Compartir: