viernes, 27 de mayo de 2016

Carrilleras al Jerez

Hoy traigo unas suculentas carrilleras de cerdo. Con sabor andaluz por ese Jerez con identidad propia, y con larga tradición familiar desde que se hicieran las matanzas de este animal y todas las piezas fueran apreciadas y aprovechadas en guisos y embutidos deliciosos. Una carne magra que destaca por ser jugosa y gelatinosa, que requiere una cocción larga, si no es en olla exprés, pero que nos ofrece éxito seguro con el acompañamiento que nos apetezca y un buen pan para mojar. Sin contener muchos ingredientes, éstos se aunan perfectamente para que la mezcla sorprenda al paladar. Y de qué manera! No escucharéis a nadie hablar hasta que no dejen el plato limpio. Otra ventaja, a veces.



Ingredientes:

-6 u 8 carrilleras de cerdo
-50 g de jamón serrano
-1 cebolla
-2 dientes de ajo
-1 cucharada de harina
-1/2 vaso de Jerez
-1/2 vaso de coñac
-Caldo o agua
-Aceite y sal



Preparación:

Sazonamos las carrilleras, las ponemos en un cuenco y las regamos con el coñac. Cortamos el jamón en daditos. Pelamos y picamos un diente de ajo y la cebolla y freímos en un fondo de aceite hasta que la cebolla esté transparente, rehogamos encima el jamón y añadimos las carrilleras escurridas del líquido de maceración. Les damos unas vueltas, espolvoreamos la harina, dejamos que tome color y regamos con el Jerez y el líquido de macerar las carrilleras. Dar unos hervores y cubrir con el caldo, yo le puse agua. Cocemos a fuego suave el tiempo necesario para que la carne esté tierna, yo la tuve una hora y media, y la salsa adquiera cuerpo. Las acompañé de arroz blanco, pero también les quedan muy bien unas patatas panaderas.


martes, 24 de mayo de 2016

Merluza rebozada con morrones confitados

Que la unión hace la fuerza, hoy lo corroboro con este plato, dos recetas sencillas que forman un compuesto contundente. Se complementan a la perfección y ese pan de fondo tampoco es casual que esté ahí, es un suplemento ideal que aumenta sabor y energía. No es la primera vez que utilizo este preparado de pimientos para acompañar un alimento, ni será la última, pues nos encanta y aporta calidad y color al producto cocinado, en este caso los lomos de una merluza, la cabeza y espina las guardé para un caldo. Muchas veces nos rompemos la sesera pensando qué vamos a poner en la mesa para comer, o más aún, qué vamos a publicar en el blog que sea apetecible al primer vistazo. Yo creo que nos complicamos demasiado sin necesidad, cuando disponemos de un género de primera que no requiere de artilugios. La cocina sofisticada se la dejo a los profesionales que para eso lo son. Yo me quedo con la asequible del día a día que es la que veis en mi espacio y nos gusta.



Ingredientes:

-1 merluza ( de 1 kg)
-2 huevos
-Harina
-8 dientes de ajo
-500 g de morrones asados (utilicé los de bandeja de Mercadona)
-Aceite y sal



Preparación:

En primer lugar preparo los pimientos, esta vez los compré ya asados, pero también se pueden hacer al horno, pelarlos y confitarlos con el caldito que sueltan. Pelamos y fileteamos los ajos, los ponemos a freír en un poco de aceite. Volcamos los pimientos asados con su jugo y cuando comiencen a hervir bajamos el fuego todo lo que podamos para que reduzca todo el caldito, momento en el que apagamos y reservamos. Ahora vamos con la merluza. El pescadero sacó e hizo tacos los lomos, la cabeza y espinas, como he dicho, las guardé para un caldo. Los sazonamos. Batimos los huevos y vamos añadiendo harina hasta formar una crema ligera, yo le añadí un chorrito de agua porque me quedó algo espesa. Ponemos una sartén al fuego con bastante aceite, rebozamos los trozos de merluza en la masa y vamos friendo. Cuando estén hechos sacamos sobre un papel absorvente. Y ya están listos para servirlos con los pimientos.

viernes, 20 de mayo de 2016

Cuscús de coliflor

Vi este cuscús por primera vez en la cocina de José Andrés; más tarde me enteré que el descubridor del granulado vegetal había sido, ¿cómo no?, Ferran Adriá al cortar las flores de esta hortaliza muy finamente con un cuchillo. Después se escaldan, se escurren y a partir de ahí las podemos preparar a nuestro antojo. Para este plato he decidido combinarlas con frutos secos, una receta que recuerda bastante a un postre por su sabor dulce, pero que podemos utilizar como entrante o acompañamiento; sobre gustos... ya sabéis.
El cuscús es un alimento que perfectamente podemos utilizar en la cocina de aprovechamiento, ya que prácticamente cualquier ingrediente le va bien, solo hay que ir probando hasta encontrar la buena conexión entre los alimentos que más se ajusten a nuestros gustos. ¿Y quién dice que con tales experimentos no podemos ser el autor o autora de una elaboración extraordinaria? Yo voy a seguir practicando por si acaso, ¿y vosotros?



Ingredientes:

-1/2 coliflor (600 g aprox.)
-1 cebolleta
-8 dátiles
-50 g de pasas
-Ralladura de un limón
-1 puñadito de piñones
-Aceite, agua y sal



Preparación:

El granulado de la coliflor se puede conseguir de varias formas, rallándola, triturándola o como yo la hice, cortando finamente las flores con un cuchillo como hizo el maestro Adriá, os sobrarán los tronquitos que se pueden aprovechar en un puré. A continuación se escalda uno o dos minutos en agua hirviendo con sal, se vuelca sobre un escurridor y se seca entre papel de cocina. Reservamos. Troceamos menuda la cebolleta y la rehogamos en un poco de aceite. Cuando esté transparente añadimos los piñones y los doramos un poco, añadimos también las pasas y los dátiles sin hueso y troceados. Incorporamos al conjunto la coliflor y después de dar unas vueltas con los frutos secos  rallamos el limón y se lo mezclamos. Y listo para comer.


martes, 17 de mayo de 2016

Guiso de fideos con huevos

Hay que ver el juego que dan los fideos en el ejercicio culinario. Lo mismo se cocinan con carne, pescado, verduras,...o como es el caso, con huevos. Un guiso rápido para quienes gustan de un plato de cuchara y poco más, económico para el devenir diario y con tradición familiar en el currículum.  Una de esas comidas de pueblo que debemos procurar que no desaparezcan porque son las que sustentan el menú cotidiano colaborando en una diversidad gastronómica necesaria. Mi madre les pone bacalao además, yo no lo he hecho, a veces me excedo en austeridad, pero están muy ricos también y con una ensalada y una fruta de postre quedas servido. Es una receta para compartir con los nuestros, disfrutarla y, ahora que no nos ve nadie, chuparse los dedos.



Ingredientes:

-1 cebolla
-2 ó 3 tomates pera
-1 cabeza de ajos
-1 pimiento verde
-1 hoja de laurel
-1 c/s de pimentón dulce
-1 ó 2 patatas
-300 g (aprox.) de fideo grueso
-4 huevos
-Aceite, agua y sal
-Colorante alimentario (opcional)



Preparación:

Se pela y pica la cebolla y se pone a freír en un fondo de aceite. Se rallan los tomates y se agregan a la cebolla cuando está transparente. Se lava y quita el rabito y semillas al pimiento, yo se lo pongo entero. Se pela la cabeza de ajos y se incorpora entera junto con la hoja de laurel. Se pocha todo junto y cuando esté hecho se añade el pimentón, se rehoga y se vierte el agua, aproximadamente litro y medio y un poco de sal. Se deja cocer  a fuego mínimo unos treinta minutos. Se pelan y trocean las patatas, se añaden junto con los fideos al guiso. Rectificamos el punto de sal y  ponemos el colorante. Cocinamos hasta que las patatas y los fideos estén tiernos. Abrimos la olla y ponemos los huevos. Dejamos un par de minutos que se hagan y apagamos el fuego. Una vez que el guiso repose unos diez o quince minutos, ya estará listo para servir.


viernes, 13 de mayo de 2016

Alcachofas empanadas con foie

Como es viernes, propongo aperitivo para el finde, unas últimas alcachofas de temporada a las que el sombrerito de foie le aporta cremosidad y sabor, y el hilito de miel, ese puntito dulce que hace del conjunto un bocado exquisito. Sí, ya se que se me nota a la legua que son una debilidad, que aunque las prepare de distintas formas siempre me gustan, pero que queréis, una tiene  sus preferencias y me encanta compartirlas con vosotr@s. Antes de despedirnos de ellas hasta el próximo invierno, no nos privemos de esta rica preparación, seguro que apetecen a propios y extraños y cuesta muy poco hacerlas. Os animáis a cocinarlas?  Id a por papel y boli que comienzo ya con los ingredientes.



Ingredientes:

-4 alcachofas
-2 medallones de foie
-Harina
-2 huevos
-Pan rallado
-Aceite, agua y sal
-2 c/s de miel



Preparación:

Limpiamos las alcachofas quitándoles las hojas exteriores y cortándoles las puntas, también las partimos por la mitad. Las vamos metiendo en un bol con agua para que se laven. Ponemos una olla al fuego con agua y sal, introducimos las alcachofas limpias y cocemos a fuego mínimo unos quince minutos o hasta que al pincharlas estén tiernas, pero no muy blandas. Sacamos a un escurridor para que suelten el agua, después las secamos. Pasamos ahora por harina, huevo batido y pan rallado. Las freímos en abundante aceite caliente y las vamos sacando a un papel absorvente. Troceamos los medallones en cuadrados que pondremos encima de cada alcachofa pinchándolos con un palillo. Con una cucharita paseamos un hilito de miel por encima de los bocaditos. Y listos para degustar.


martes, 10 de mayo de 2016

Bizcocho de chocolate y fresas

Aunque la repostería no sea mi fuerte, soy muy aficionada a cocinar bizcochos. Me gusta probar ingredientes y experimentar las múltiples posibilidades que prometen al combinarlos. He de reconocer que hoy no he arriesgado mucho porque chocolate y fresas es una unión perfecta de todos conocida, pero es que cuando vi en el blog  Sopla que te quemas el aspecto jugoso y esponjoso que tenía este pastel, no pude resistir quedarme con la receta. Tengo un sexto sentido para detectar cuales son los que más nos van a gustar, pero en este caso no había lugar para la duda. Las imágenes hablan por si solas y todo lo que cuentan es cierto: mullido, sabroso y delicioso. Ahora que todavía podemos aprovechar el buen momento de las fresas, no dejemos escapar la oportunidad de disfrutar de su sabor único y apreciado en pastelería. La ocasión la pintan calva y pasa rápidamente.



Ingredientes:

-190 g de harina
-280 g de azúcar
-4 huevos
-6 g de levadura en polvo
-40 g de cacao puro sin azúcar
-100 ml de leche entera
-70 ml de aceite
-Una pizca de sal
-Una cucharadita de esencia de vainilla
-8-10 fresas en trocitos
-Azúcar glas para espolvorear
-Fresas para decorar









Preparación:

Batimos con la batidora de varillas los huevos con el azúcar hasta  que la mezcla blanquee. Añadimos la leche y la esencia de vainilla, y seguimos batiendo, también el aceite. Tamizamos la harina, cacao, levadura y sal. Mezclamos todo con una espátula. Integramos las fresas troceadas en la masa. Enmantequillamos un molde, yo lo puse de silicona, y echamos la masa en él. Introducimos en el horno precalentado a 180 grados por espacio de media hora, pero comprobad con un palo de brocheta que salga limpio de masa, ya sabéis que todos los hornos no son iguales. Sacamos, dejamos enfriar, desmoldamos, espolvoreamos azúcar glas y decoramos con unas fresas.


viernes, 6 de mayo de 2016

Estofado de ternera con cerveza negra

En casa como más nos gusta la ternera es estofada, y ya que afortunadamente le va bien una gran variedad de ingredientes, no hay problema a la hora de experimentar con distintas salsas. Pero como ya sabéis, y si no os lo digo, que mi referente en la cocina es la sencillez elaborativa, la de hoy también se distingue por esta característica, lo que no significa, ni mucho menos, que sea simple. La cerveza negra, aunque no se encuentra entre nuestras preferencias para beber, sí que nos ha gustado dentro de los componentes del estofado, que con su sabor suave a malta superó nuestras expectativas con nota. Lo acompañé con arroz blanco salteado con verduritas, pero con una guarnición de patatas, como un puré, también queda muy rico. No lo dudéis si os gusta la carne, es una buena comida para degustar con calma.




Ingredientes:

-800 g de carne de ternera troceada
-Una lata de cerveza negra
-3 zanahorias
-2 cebollas
-2 cucharadas de mantequilla
-400 ml de caldo de carne
-1 c/s de harina
-1 c/s de azúcar moreno
-1 hoja de laurel
-Aceite, sal y pimienta



Preparación:

Mezclamos la harina, la sal y la pimienta y frotamos la carne con ella. Ponemos una cazuela al fuego con la mantequilla y unas cuatro cucharadas de aceite. Doramos la carne, retiramos y reservamos. Añadimos un poquito más de aceite si hiciera falta y echamos las cebollas peladas y picadas. Las rehogamos a fuego suave unos diez minutos, hasta que estén tiernas. Añadimos a la cazuela de nuevo la carne. Pelamos y cortamos en rodajas las zanahorias y las añadimos también. Echamos el azúcar moreno, la cerveza, el laurel y el caldo (yo se lo puse vegetal que era el que tenía en ese momento). Tapamos y mantenemos a fuego suave una hora y media. Vigilamos por si hubiera que añadir más caldo. Y listo para degustar.