martes, 22 de julio de 2014

Papas aliñás

En el libro "Despensa de recuerdos", que junto a Irene Golden ha escrito el cocinero gaditano Miguel Angel Herrera, apunta que el origen de esta receta se encuentra en la campaña de recogida de las papas donde los campesinos apartaban las más pequeñas y las aprovechaban para cocerlas con la piel porque como eran tan chicas si las pelaban antes se quedaban sin ellas.
En un repaso por las experiencias culinarias de la Sierra de Cádiz, se recupera una herencia gastronómica, entre otras, nacida de una naturaleza pródiga. He querido rescatar este plato para mi blog, ya que aún viniendo de una cocina modesta en tiempos de privaciones, la hemos seguido conservando generación tras generación. Una memoria en manos de mujeres y hombres que hacían un arte de sus sencillos productos.
El escritor Jesús Maeso de la Torre en el prólogo del libro la describe como: "una melodía de sensaciones, de olores y de sabores, que se enriquece con el olor de las jaras y espliegos".
Estoy de acuerdo. Poesía para el paladar.



Ingredientes:

-14 papitas pequeñas
-1 cebolleta
-3 huevos
-2 ramas de perejil
-Aceite, vinagre y sal



Preparación.

Se ponen a cocer las papas con la piel, cuando estén tiernas se dejan enfriar para después pelarlas y trocearlas. Se pican el perejil y la cebolleta muy finos. Se pelan los huevos, que se habrán cocido previamente, y se trocean. Se mezclan todos los ingredientes y se aliñan al gusto. Se deja enfriar y si fuera necesario, se rectifica de vinagre, aceite y sal, antes de servir.


viernes, 18 de julio de 2014

Tarta de cerezas

Hay algo que me gusta más que una tarta de cerezas y es disfrutarla a aire libre con la familia o amigos o ambos. Ese tiempo en el que compartimos charla, risas, comida, ... lo estimo como muy valioso. Una inversión que siempre nos dará sus frutos. Ahora que el clima acompaña, me gusta preparar recetas que sirvan para reclamar momentos relajados y amables entre los míos. Utilizar días libres que tengamos para hacerlo, me parece una forma estupenda y económica de pasar unas vacaciones. No todo el mundo puede viajar al Caribe, ni permitirse grandes extras, pero sí que puede cocinar una tarta de cerezas para merendar en el jardín, o en la playa o en el campo, con las personas que quieres y ser los más felices de la tierra.



Ingredientes:

-300 g de cerezas
-4 huevos
-100 g de azúcar
-150 ml de leche entera
-75 g de harina
-30 g de avellanas
-30 g de almendras
-1 vaina de vainilla
-Azúcar glas para decorar (yo no se la puse y no estaba muy dulce)










Preparación:

Triturar los frutos secos hasta que queden molidos. En una jarra ponemos los huevos, el azúcar, la leche, el interior de la vaina de vainilla abriéndola y resbalando un cuchillo por ella. Batimos todo bien. Agregamos la harina y los frutos secos molidos. Seguimos batiendo todo. Deshuesamos las cerezas, cada cual que lo haga como mejor se apañe, yo las corté con un cuchillo por el medio y les saqué el hueso, es una tarea lenta pero no conozca otra. Engrasamos un molde. Vertemos la masa en él, disponemos las cerezas encima. Llevamos al horno precalentado a 180 grados durante unos treinta minutos. Pinchar para comprobar que esté hecha. Dejarla enfriar y espolvorear con azúcar glas. A mí se me olvidó llevármela a la playa y se me quejaron un poquito porque no estaba muy dulce.


martes, 15 de julio de 2014

Conejo a la cerveza

Ésta es una receta que es casi un guiso y nos sorprendió gratamente la primera vez que lo probamos. No somos especialmente carniceros y menos del conejo, pero según sea la preparación que hagamos de ciertos alimentos, aún cuando no nos atraigan demasiado, puede hacernos cambiar de opinión. La acertada combinación de ingredientes lo hace exquisito y necesitamos poco más para sentirnos llenos. Es de agradecer disponer de estos platos para disfrutar de una dieta equilibrada con el mayor sabor, evitaremos caer en una alimentación monótona y repetitiva que nos aburriría. Sí, es posible comer bien sin temor a que nos caiga algún kilo de más encima. Ya sabemos que en verano los guisos calientes no pegan, ni apetecen mucho, pero de vez en cuando, ¿a quién le amarga una buena comida como ésta ?.




Ingredientes:

-1 conejo
-1 vaso de cerveza
-1 vaso de agua
-150 g de cebollitas francesas o chalotas
-4 dientes de ajo
-300 g de champiñones
-4 tomates maduros
-2 patatas medianas
-100 g de almendras crudas
-1 cucharada de harina
-Pimentón dulce, romero y perejil
-Aceite, sal y pimienta



Preparación:

Troceamos el conejo, lo salpimentamos y lo doramos en un fondo de aceite. Añadimos las cebollitas peladas, los ajos enteros y los champiñones cortados en cuñas. Rallamos los tomates y los incorporamos al sofrito. Espolvoreamos una cucharada de harina, removemos y vertemos la cerveza y un vaso de agua. Cocinamos el conjunto. Pelamos las patatas, las cortamos en dados y las freímos en un poco de aceite. Agregamos las almendras, una cucharada de pimentón y una rama de romero. Rehogamos todo y añadimos a la olla del conejo. Cocinamos unos veinte minutos, espolvoreamos perejil picado y listo.


viernes, 11 de julio de 2014

Tostas findesemaneras

Inevitablemente asocio las tostas al fin de semana. En casa para cenar se impone el autoservicio, sobre todo el sábado noche, así que lo más cómodo es tener pan y mientras lo metemos en el tostador o en el horno, abrimos la nevera a ver que combinación de ingredientes se puede hacer. Casi que las podríamos incluir dentro de las comidas de aprovechamiento porque todo lo que tengamos en la despensa nos sirve para elaborar esta variedad de montaditos. Así, con este arranque de creatividad gastronómica, vamos simultaneando alimentos al gusto. No obstante los que hoy propongo están pensados con fundamento y conjugación. El primero es un salmorejo completo asentado sobre una base de pan que queda riquísimo. El segundo es un clásico canapé que suele funcionar muy bien en todo tipo de reuniones. Con ellos nos organizamos un aperitivo o cena espléndido, informal y entretenido. También nos sirve para proporcionarnos un buen momento de relax a nuestra vida. No está mal.



Ingredientes:

Para dos tostas de salmorejo:
-2 rebanadas de pan ( el que más nos guste)
-2 cucharadas de salmorejo ( podéis mirar la receta anterior a ésta)
-1 huevo
-2 cucharadas de jamón serrano



Para dos tostas de salmón:
-2 rebanadas de pan
-2 cucharadas de queso crema
-2 lonchas de salmón ahumado
-1/2 cebolleta
-2 cucharadas de alcaparras


Preparación.

Cortamos el pan en rebanadas gorditas. Lo metemos a horno fuerte ( 210 grados) unos cinco minutos. Sacamos el pan cuando esté tostado y le ponemos una cucharada de salmorejo a cada una y después las cubrimos de jamón picado a cuadraditos  y huevo duro troceadito.
Para la segunda tosta, la metemos también en el horno y sacamos cuando esté dorada. Extendemos el queso crema, cubrimos con la loncha de salmón, tapamos con la cebolleta picadita y las alcaparras.




martes, 8 de julio de 2014

Salmorejo

Es más que probable que en cualquier hogar en el que nos colemos en este momento encontremos un plato frío para el menú del día. Ensaladas, gazpachos, sangrías, helados,... toman la cocina y se hacen protagonistas de ella. De la mía también. Hoy ha tocado este sencillo y tradicional salmorejo, que nos aliviará los sofocos estivales. Esta escueta receta, en otro tiempo llamada comida de pobres, transmite sabor a pueblo, a verano, a descanso fresco bajo una buena sombra. La austeridad de ingredientes para nada significan ausencia de sabor y es un entrante perfecto para la mejor comida. Parte fundamental de la cultura y la vida andaluza, el salmorejo es la suma de un producto de temporada más un producto de aprovechamiento. Que bien supieron mezclarlos.



Ingredientes:

-1 kg de tomates
-200 g de miga de pan duro
-1 diente de ajo
-100 g de jamón serrano
-2 huevos
-Aceite y sal



Preparación:

Desmigamos el pan y lo ponemos en un cuenco. Yo pelo los tomates porque no me gustan con la piel, los troceo encima del pan para que se vaya remojando. También pelo el ajo, lo troceo y lo añado a la mezcla. Le ponemos un buen chorreón de aceite y sal. Trituramos todo con la batidora. Probamos para rectificar de sal o aceite y volvemos a batir si fuera necesario. Metemos en la nevera tapado para que se enfríe y mientras lo hace cocemos los huevos y troceamos el jamón en taquitos. Cuando los huevos estén cocidos, tardarán unos diez minutos, enfriamos y troceamos también. Ambas cosas son la guarnición del salmorejo.


viernes, 4 de julio de 2014

Pudin de piña y plátano e Indalo de plata

El pudin de pan tradicionalmente es una receta de aprovechamiento que nos permite a las no reposteras como yo lucirnos con un postre estupendo. Tan solo con ir uniendo ingredientes para después pasarles la batidora, conseguiremos una preparación que acabará con los restos de distintos alimentos que tengamos por aquí y por allá. La combinación que hagamos de ellos será proporcional al grado de atrevimiento o refinamiento de cada cual. Yo he utilizado los que normalmente tengo en casa y en esta ocasión no he arriesgado mucho, ya que el puntito ácido de la piña casa muy bien con la dulzura del plátano. Otras opciones pueden ser frutos secos, licor, fruta deshidratada,...y cuantos componentes se nos ocurran y sean de nuestro agrado. Cuando nos entre una vena rebelde en la cocina, hay que aplicar  la máxima de los estudiantes franceses de Mayo del 68: "la imaginación al poder". Y convertirse en un creador o creadora.



Ingredientes:

-100 g de azúcar
-5 huevos
-1/2 l de leche
-1 cucharadita de canela
-1/2 kg de piña ( yo la usé de lata al natural)
-4 plátanos
-200 g de pan duro
-Un chorrito de leche
-Caramelo líquido



Preparación:

Calentamos la leche con el azúcar y la canela unos diez minutos. Añadimos el pan troceado y los huevos. Trituramos con la batidora, quedará una masa cremosa. En otro cuenco ponemos la piña y los plátanos, añadimos un chorrito de leche y batimos hasta formar un puré. Mezclamos este puré con la masa cremosa de la leche y removemos todo bien. Untamos el fondo de una flanera grande de caramelo líquido y volcamos sobre él la mezcla del pudin. Ponemos agua en el fondo de una bandeja de horno y precalentamos a 200 grados. Metemos dentro el pudin entre 30 y 45 minutos, hasta que esté cuajado y la parte de arriba tenga costra. Pinchamos con una brocheta y si sale limpia ya estará cocido. Sacamos y dejamos enfriar antes de desmoldar, meter en la nevera y dejarlo mejor de un día para otro.


Hoy quiero agradecer a Trini Altea, la atención que ha tenido al regalarme el indalo de plata para blogs que han superado los 200 seguidores. Lo recojo con mucho gusto y con el cariño que sé que ella  pone al otorgarlo.


martes, 1 de julio de 2014

Caballa en escabeche

El escabeche es un tipo de marinado que tiene como ingrediente principal el vinagre y sus propiedades conservantes. Yo lo encuentro muy fuerte de sabor con mucha cantidad, pero eso va en gustos y originalmente era así. El plato de hoy se puede comer caliente , pero también es sabroso frío el día después. Se puede calentar 30 segundos en el microondas, aunque no se debe hacer más de una vez. La receta es fácil de preparar y estupenda para dejarnos tiempo libre, ya que no hay problema en hacerla con antelación. Ésta técnica se utiliza tanto para pescados como para carnes y en ambos queda estupenda. Forma parte de la tradición culinaria que hemos mamado; nadie se deshace de las cosas buenas nunca, por eso pasan de una generación a otra a lo largo del tiempo. Es otra forma de aprender, no olvidar lo ya aprendido.



Ingredientes:

- 3 caballas medianas
-3 cucharadas de aceite de oliva y algo más para freír.
-1/2 cebolla
-1 zanahoria
-4 dientes de ajo
-1 hoja de laurel
-3 ó 4 granos de pimienta machacados
-1 cucharadita de pimentón dulce
-2 cucharadas de vinagre de vino
-200 ml de vino blanco
-Sal y pimienta negra molida










Preparación:

Pedimos en la pescadería que nos limpien la caballa y separen los filetes. Cortamos la cebolla en rodajas y la zanahoria en juliana, la sofreímos en el aceite. Aplastamos los dientes de ajo con piel y añadimos a la sartén junto con el laurel. Cocinamos un par de minutos y añadimos la pimienta y el pimentón dulce. Incorporamos el vinagre y el vino inmediatamente después. Reservamos. Calentamos un poco de aceite en una sartén, salpimentamos los filetes y freímos a fuego fuerte un minuto con la piel hacia abajo. Calentamos el escabeche hasta que hierva  y vertemos sobre la caballa. Cubrimos el plato con papel de aluminio y dejamos que se marine un par de horas antes de servir.